Arte

Inicio Arquitectura Jardín Escultórico de Edward James

Jardín Escultórico de Edward James

Publicado por A. Cerra

El creador británico Edward Frank Willis James (1907 – 1984) es uno de los artistas más singulares dentro del movimiento del Surrealismo, y sin duda alguna de entre toda su producción que abarca tanto obras literarias como escultóricas, el llamado Jardín Surrealista es su creación más personal y posiblemente su obra maestra.

Jardín Surrealista de Edward James

El Jardín Surrealista se encuentra en el paraje de Las Pozas (también se conoce por este nombre). Una finca dentro del municipio de Xilitla, del estado de San Luis de Potosí de México.

Hasta este recóndito lugar llegó el adinerado artista de origen escocés hacia el año 1944, y decidió adquirir esta enorme finca de unas 40 hectáreas para construir su particular Jardín del Edén.

El lugar se había usado como cafetal y también como espacio de ocio aprovechando las numerosas cascadas y pozas de agua natural que hay desperdigadas por este sitio con carácter de jungla tropical. Pues bien, lo primero que hizo James fue crear aquí un inmenso jardín de orquídeas, que se desarrollaron a las mil maravillas.

Sin embargo, una helada inesperada en el año 1962 acabó con esas flores y entonces Edward James decidió cambiar el concepto. Fue entonces cuando comenzó a construir el Jardín Escultórico de Las Pozas.

Aquí concibió decenas de estructuras a caballo de la escultura y la arquitectura. Estructuras rodeadas de selva que llevan títulos como las Escaleras del Cielo, el Camino de los Siete Pecados Capitales, el Palacio de Bambú, La Estructura de Tres Pisos que pueden ser Cinco, o el Cinematógrafo, entre otras muchas.

Son construcciones inspiradas en las formas medievales europeas, sobre todo góticas, pero también en las artes orientales, en las formas precolombinas o en las de culturas tan antiguas como las de Mesopotamia.

Se trata de construcciones realizadas principalmente con hormigón, en las que James diseñaba los elementos, para que un carpintero local realizara los moldes y un arquitecto mexicano llevara a cabo el proyecto de construcción. Y no son construcciones fáciles ni lógicas, ya que por ejemplo tienen enorme columnas que a veces no sostienen nada salvo inmensos capiteles con formas vegetales.

O en ocasiones hay escaleras que ascienden hacia ningún lugar, o hay puertas que no abren ni cierran nada. Y todo ello está unido por senderos en mitad de la vegetación que también juega un importante papel dentro del conjunto.
En definitiva, si alguien realizó arquitectura dentro del estilo surrealista, con formas imposibles y usos absurdos o inexistentes, ese fue Edward James, quién trabajó en este conjunto prácticamente hasta su muerte en 1984. Y curiosamente, él nunca lo concibió como algo visitable por el gran público (como ocurre hoy en día), sino que él creó un jardín para su uso particular y el de sus exclusivos invitados.

Categorías: Arquitectura