Arte

Inicio Arquitectura, Gótica Monasterio San Juan de los Reyes, Toledo

Monasterio San Juan de los Reyes, Toledo

Publicado por Laura Prieto Fernández

El monasterio de San Juan de los Reyes situado en la provincia de Toledo es uno de los edificios más representativos del Renacimiento español en general y de la estética isabelina en particular; este fue además, el primer edificio levantado en la ciudad de Toledo en el que no se distinguía ninguna estética musulmana. De esta manera el famoso Monasterio de San Juan de los Reyes se convertirá en una de las construcciones más insignes de los Reyes Católicos.

San Juan 4

Según las fuentes documentales, la construcción debió levantar por expreso deseo de la reina Isabel la Católica con el fin de conmemorar la victoria en Toro sobre las tropas de Juana la Beltraneja; sin embargo éste no debió ser el único motivo ya que la reina planteó en el monasterio de San Juan de los Reyes una especie de monumento funerario que en última instancia los reyes nunca llegarían a utilizar, ya que sus restos mortales descansan en la Capilla Real de Granada. Las obras comenzaron a finales del siglo XV en torno al año 1477 y se designó a Juan Guas (1433 -1496) como el arquitecto principal de la construcción. Guas es sin duda una de las figuras más destacadas del último gótico; de origen francés, no se saben muchos datos acerca de su vida pero parece ser que la mayor parte de su producción se encuentra en España a donde viajaría a mediados del siglo XV.

El arquitecto planteó la construcción del monasterio de San Juan de los Reyes como un edificio de una sola nave con planta de cruz latina y transepto muy marcado en planta. La nave principal se divide en cuatro módulos, correspondiéndose con lo cuatro paños de las bóvedas de crucería que sirven como cubrición de este espacio. Si bien es cierto que si en la construcción nos encontramos con una sola nave, los contrafuertes situados a los lados de ésta se han utilizado para abrir capillas laterales que no solo tienen una función funeraria sino que también permiten no interrumpir el culto principal del templo.

El espacio del crucero ha sido desarrollado por el arquitecto incluso mucho más que la cabecera. Tras éste el presbiterio queda elevado gracias a una gran escalita, un concepto típico de la orden jerónima aunque este monasterio estaba regido por franciscanos. A los pies del templo un gran coro se levanta sobre un arco carpanel, un espacio que crea un sotocoro que debió estar destinado a los monarcas.

En cuanto a la decoración del templo se ha recurrido a símbolos heráldicos de los Reyes Católicos e incluso en el exterior podemos encontrar un texto conmemorativo haciendo un guiño a la estética arábiga típica de Toledo. Fue el escultor Egas Cueman quien definió la decoración del templo. El altar mayor está cubierto por un gran retablo realizado por Francisco Comontes cuyo origen era el Hospital de la Santa Cruz lo cual explicaría la presencia de la heráldica del Cardenal Mendoza, fundador del hospital y no de los Reyes Católicos.

Categorías: Arquitectura, Gótica