Arte

Inicio Arquitectura Partenón de Nashville

Partenón de Nashville

Publicado por A. Cerra

Partenón de Nashville

El siglo XIX fue el siglo de los estilos neo-. Hubo construcciones neogóticas, neomudéjares, neomedievales, neorrenacentista, etc… Pero todo comenzó con el neoclasicismo que rendía tributo al arte clásico de Antigua Grecia y de Roma. Inspirándose en los restos materiales que habían llegado de esas culturas y en los escritos de la época, los arquitectos, escultores y pintores hacían su propia interpretación más o menos libre de esas formas históricas. Sin embargo hoy os traemos un ejemplo bien distinto. Se trata de la réplica a escala real del Partenón de Atenas. O al menos de cómo los estudiosos dicen que debió ser, ya que a estas alturas todos sabemos que el gran templo de la Acrópolis ateniense hoy en día es una grandiosa ruina, que incluso tiene algunas de sus partes repartidas por museos y algunos de ellos, como el British Museum de Londres muy lejos de las tierras griegas.

El caso es que en la ciudad norteamericana de Nashville en el estado de Tennessee se decidió construir una réplica exacta del gran monumento de la Grecia Clásica. Era el año 1897 y allí se iba a celebrar la Exposición del Centenario de la unión de ese estado del sur con el resto de los Estados Unidos. Por entonces, al ciudad de Nashville era un ejemplo de refinamiento y nivel cultural en el país americano. Tanto que se había ganado el sobrenombre de “la Atenas sureña”.

De manera que esta construcción sería el punto central de la muestra, donde también se harían replicas de otros monumentos de la Antigüedad. Todos ellos levantados en escayola, ladrillos y madera, ya que se concibieron como algo temporal. Sin embargo, el Partenón de Nashville gustó tanto que se quiso conservar. No obstante solo resistió un par de décadas, la lluvia y el resto de agentes meteorológicos lo fueron destruyendo poco a poco. Así que fue necesario demolerlo y volverlo a levantar en 1920, ahora con materiales mucho más robustos.

Para esa construcción definitiva se contó con la participación de muchos especialistas en el arte griego antiguo. Ellos asesoraron en la recreación de todos los detalles arquitectónicos, escultóricos y decorativos. Y es que se hicieron réplicas de todas sus esculturas, incluida la gran figura de Palas Atenea de más de 12 metros que realizó el gran Fidias en el siglo V antes de Cristo y de la que solo quedan descripciones por escrito. Eso sí, esta monumental réplica recubierta de oro se hizo mucho más tarde e incluso el dorado que luce hoy se concluyó a comienzos de este siglo XXI.

Interior del Partenón de Nashville

Los asesores se preocuparon por decorar el edificio tal y como pudo ser originalmente, sobre todo en lo referente a sus pinturas, ya que pensamos que los edificios antiguos son de un blanco marmóreo, pero en realidad estaban pintados con colores mucho más fuertes de lo que imaginamos.

Por cierto, hoy en día se mantiene en el Parque del Centenario y sigue teniendo una función expositiva, ya que se ha convertido en la sede de varias galerías de arte de la ciudad.