Arte

Inicio Arquitectura, Renacimiento Puente Viejo de Mostar

Puente Viejo de Mostar

Publicado por A. Cerra

Este puente de piedra construido en el siglo XVI en la ciudad Mostar, situada dentro del territorio de Bosnia – Herzegovina es una manifestación artística de gran interés y también una monumento que plasma la convulsa historia de la ciudad y de todo la zona de los Balcanes.

Mostar fue ocupada a mediados del siglo XV por los turcos, y así siguió hasta el año 1878 cuando fue anexionada al Imperio Austrohugaro. Durante los primeros años de presencia turca en Mostar, siguieron utilizando un antiguo puente de cadenas que salvaba las dos escarpadas orillas del río Neretva. Sin embargo, dado el desarrollo que poco a poco fue alcanzando la zona, pronto vieron que ese rudimentario puente era insuficiente para el tráfico de personas y mercancías que resistía.

Puente Viejo o Stari Most de Mostar

Puente Viejo o Stari Most de Mostar

Por ello en el siglo XVI emprendieron la construcción de esta obra de arquitectura y antigua ingeniería realizada en materiales más perdurables. El proyecto de este puente tuvo que ser supervisado por la metrópoli de los conquistadores turcos, es decir, por Constantinopla, la actual Estambul. De este modo el diseño le fue encargado al constructor Hajrudin, el cual había sido discípulo del arquitecto más insigne del Imperio Otomano, el gran Sinán, autor entre otras obras de la espectacular mezquita de Suleimaniye en la capital turca. Y así finalmente el puente fue inaugurado en el año 1566.

Formalmente el puente es de una sola arcada, y representa todo un reto constructivo en su época, rozando la proeza dados los medios con los que se contaba por aquel entonces. Todo él se realizó en piedra extraída de una cantera situada a unos cinco kilómetros de Mostar.

Sus dimensiones dan una idea de lo relevante de la obra. Alcanza una longitud cercana a los 30 metros y posee en el paso una altura de cuatro metros y medio. Y la altura a la que se eleva sobre el encajonado cauce del Neretva supera los 20 metros.

Para su construcción se contó con la participación de canteros llegados de las poblaciones de Popovo Polje en la región de Herzegovina y de Dubrovnik en la actual Croacia. Unos maestros canteros que en el aquel tiempo estaban considerados como los mejores albañiles y talladores de piedra.

Todo el puente está hecho a partir de bloques de piedra tallados y unidos gracias a una armadura de vigas de hierro soldadas con plomo. Y para su emplazamiento se eligió el lugar donde el río más se angosta a su paso por Mostar.

Posteriormente se construyeron dos torres a cada uno de los lados del puente. La Torre Halebija o Celovina en la margen occidental, que sirvió de cárcel y de alojamiento militar. Mientras que en la orilla izquierda está la Torre Tara, un torreón de forma semicircular cuyos muros alcanzan los tres metros de espesor, ya que sirvió como arsenal y polvorín.

El puente a lo largo de su historia resistió los embates de los numerosos conflictos bélicos y conquistadores que ha sufrido esta zona. Sin embargo el 9 de noviembre de 1993 fue destruido durante la reciente Guerra de los Balcanes. Lo cual lo convirtió en todo un símbolo nacional y provocó que a la inmediata conclusión de la guerra fuera reconstruido.

Categorías: Arquitectura, Renacimiento