Arte

Inicio Arquitectura, Barroca Santa Prisca en Taxco

Santa Prisca en Taxco

Publicado por Laura Prieto Fernández

Fue el historiador e investigador mexicano Francisco de la Maza y de la Cuadra, uno de los estudiosos más destacados en el campo de la arquitectura mexicana quien definió la iglesia de Santa Prisca en Taxco como <<El ejemplo más completo del barroco mexicano… La única obra, entre las grandes creaciones del siglo XVIII, que permanece intacta y que fue terminada en la época en todos sus detalles. >> Con esta definición podemos presentar a uno de los edificios más representativos de la arquitectura barroca mexicana, un edificio que alberga una perfecta síntesis entre varias disciplinas conjugando arquitectura, pintura y escultura en una perfecta armonía.

Prisca_taxco_guerrero

Pese a la definición de estilo barroco, en Hispanoamérica el estilo barro se desarrolló años más tarde que en el continente europeo de modo que si en el viejo continente podemos encuadrar esta tendencia entre los siglos XVI y XVII, en el otro lado del Atlántico el barroco no cobrará verdadera importancia hasta la segunda mitad del XVIII. Por otro lado, es conveniente señalar como las arquitecturas del denominado en la época como Nuevo Mundo, presentan una predilección por las plantas de cruz latina reservando el movimiento para los elementos decorativos que cubren los templos.

A mediados del siglo XVIII, entre los años 1751 y 1759 se levantó en la ciudad de Taxco de Alarcón, en el estado de Guerrero, México, la iglesia de Santa Prisca. El templo fue financiado por un poderoso empresario de la minería de origen español José de la Borda. El estado de Guerrero había sido famoso por sus importantes yacimientos de minería en oro, plata, hierro… El español, había llegado a América tan sólo unos treinta años antes de comenzar la construcción del templo sin embargo su fama y poder había llegado a unas cotas tan elevadas que incluso le permitieron levantar una iglesia completamente a su gusto mientras él sólo se encargase de su financiación.

Según la tradición, su unidad de estilo y coherencia entre las partes viene explicada porque el promotor mandó construir el templo en tan sólo ocho años, una explicación que a día de hoy parece ser poco realista pero que sin duda podría explicar la cohesión entre sus partes. Nos encontramos ante una iglesia de planta de cruz latina, a los pies del edificio se levantan dos torres cuadrangulares muy propias del estilo churrigueresco y que se contraponen a la horizontalidad marcada por el resto del edificio. Las dos torres aparecen separadas en dos niveles diferentes, el inferior menos destacado con ventanales estrellados de corte islámico mientras que en el superior encontramos una decoración mucho más profusa.

Al interior del templo encontramos nada menos que nueve retablos diferentes realizados en pan de oro que contrastan con el mármol rosáceo de los pilares que ejercen de sujeción. En la cabecera destaca el altar mayor representando la purísima concepción así como a los patronos de Taxco Santa Prisca y San Sebastián. Especial mención merece además la altísima cúpula realizada con cerámica de Talavera por influencia de la corriente española.

Categorías: Arquitectura, Barroca