Arte

Inicio Arquitectura Templo de Kandariya Mahadeva

Templo de Kandariya Mahadeva

Publicado por A. Cerra

Esta construcción religiosa hindú forma parte del conjunto de templos de Khajuraho, en la India Central. Y en total allí se construyeron más de 80 edificios, todos ellos levantados entre los años 950 y 1050, mandados construir por los soberanos de Chandella en la capital de su reino.

En la actualidad tan solo se han conservado 24 de esos templos, así como se han perdido gran parte de los lagos artificiales que los rodeaban. Y es que cuando en el siglo XII fue derrocada la dinastía gobernante, el conjunto cayó en desuso. Aunque todo él sigue siendo una espectacular muestra arquitectónica y escultórica dela arte hindú más tradicional.

Templo de Kandariya Mahadeva

Templo de Kandariya Mahadeva

Para comprender el esquema constructivo y ornamental que siguen todos esos templos, el ejemplo del Kandariya Mahadeva es ideal. La imagen de culto se conserva en un oscuro santuario interior, que siempre se dispone en un espacio abovedado y cubierto por una torre ricamente esculpida.

Todo el recinto está realizado en muros de piedra arenisca. Unos muros profusamente decorados en registros horizontales, que se van elevando desde el nivel de la sala mandapa, que es un pórtico con columnas anexo al templo, hasta la cima del edificio del sikkara principal, que son el tradicional perfil recortado del edificio por diferentes torres y torrecillas.

A lo largo de todo eso aparecen altorrelieves sumamente animados, en las que hay todo tipo de escenas. Desde luchas de guerreros hasta figuras animales como elefantes o caballos, pasando por escenas circenses, cacería e incluso amantes en acrobáticas posturas sexuales. La mayor parte de esas figuras tienen entre 75 y 90 centímetros de altura, y en ellas destaca sobre todo el movimiento con el que están concebidas y el grado de detalle que supieron alcanzar sus artífices. Algo más que destacable ya que son centenares de esculturas de un tamaño considerable.

Sin duda, cuando los arqueólogos ingleses descubrieron este templo y otros del entorno, se sorprendieron enormemente por el alto voltaje erótico de algunas de las escenas. Tanto que incluso desaconsejaron la visita por escandalosa. Pero hay que entenderlas dentro del contexto de la religión del Hinduismo, en la que las creencias tántricas son muy importantes, y según esto la energía primigenia emanaba del acto sexual. Además de que son imágenes que también representan la fertilidad y la felicidad.

Y es que no hay que olvidar que se trata de un edificio religioso, en la que los fieles y peregrinos comienzan su recorrido en el pórtico abierto, y desde ahí se va sumergiendo en la progresiva oscuridad de su interior, pasando por el deambulatorio con balcones cubiertos que permiten la entrada de luz, hasta llegar las cámaras más sagradas, donde reina la oscuridad.

En definitiva, el templo de Kandariya Mahadeva y el conjunto de Khajuraho representan una excelente muestra de la arquitectura, escultura y las creencias de la India más religiosa, porque hasta este lugar acudían y acuden seguidores de diferentes sectas como la saiva, la vaishnava y la jaina.

Categorías: Arquitectura