Arte

Inicio Arquitectura, Mudéjar Torre mudéjar de Cali

Torre mudéjar de Cali

Publicado por A. Cerra

Siempre que se habla del arte mudéjar se menciona como un estilo artístico propio y exclusivo de España, donde sin duda están las grandes creaciones de esta corriente propia de un momento histórico en el que los musulmanes que quedaron en territorios conquistados por los cristianos siguieron realizando sus oficios y sus modelos artísticos pero ahora para otro tipo de clientes y obras, como por ejemplo las iglesias, donde hay ejemplos abundantes y preciosos del arte mudéjar en muchos lugares de España, por ejemplo en Teruel.

Torre mudéjar de Cali

Sin embargo, no es del todo correcto asegurar que el arte mudéjar solo se dio en España. De hecho, también hay una vertiente muy peculiar en ciertos lugares de Portugal, como Sintra o Évora. Así como la influencia de las artes mudéjares se puede ver en obras medievales de isla italiana de Sicilia, la cual permaneció durante un tiempo bajo dominio del rey español.

E incluso llegó al otro lado del Atlántico, a los territorios que quedaron bajo dominio hispano. Obviamente, al igual que allí emigraron muchos españoles en busca de fortuna, también viajaron hasta el continente americano un buen número de moriscos. Por lo menos en las primeras fases de la conquista, ya que más tarde se les prohibió.

Así pues hoy en día se pueden ver obras o al menos elementos mudéjares en obras cubanas, mexicanas, ecuatorianas o colombianas.

En Colombia precisamente se encuentra la obra de la que os queremos hablar hoy: la torre mudéjar de Santiago de Cali. Es decir, el campanario de un templo, en este caso de la Capilla de la Inmaculada que se integra en el complejo religioso de San Francisco.

La torre mudéjar de Cali fue posterior a todo ello, y se construyó entre los años 1764 y 1774. Es un torre de cuatro pisos, separados entre sí mediante diversas cornisas. Y el material principal es el ladrillo, el cual aparece cortado en forma de trapecio para formas geometrías, las cuales los estudiosos han llegado a comparar con las de la Giralda de Sevilla.

Estos ladrillos dominan el tercero de los pisos, mientras que el primero y segundo son más lisos. Si bien tienen características a reseñar, como la inclinación de los muros inferiores para dar más firmeza a la construcción o la presencia de las ventanas en el segundo piso. También hay vanos en el tercer y cuarto piso, circulares y de forma trilobulada respectivamente. Si bien lo más espectacular son los juegos de claroscuro que crean la posición del ladrillo.

En definitiva, que sin duda es un mudéjar diferente, pero los orígenes hispanos de esta forma de construir y ornamentar son indudables.

Categorías: Arquitectura, Mudéjar