Arte

Inicio Escultura, Gótica Altar de la iglesia de Nuestra Señora de Cracovia

Altar de la iglesia de Nuestra Señora de Cracovia

Publicado por A. Cerra

Este magnífico altar gótico se encuentra en la Basílica de Santa María situada en el corazón monumental de la ciudad polaca de Cracovia, en su Rynek Glowny o Plaza del Mercado.

Los dirigentes de la ciudad encargaron en 1477 esta obra escultórica al reputado artista alemán Veit Stoss, un escultor que vivió gran parte de su vida en Nuremberg donde murió en 1533 con una edad cercana a los 80 años.

Retablo Nuestra Señora de Veit Stoss

Todo el conjunto es de una claridad compositiva exquisita. Vemos en el grupo central la escena de la muerte de María rodeada por los Doce Apóstoles, si bien curiosamente no nos muestra a la Virgen yacente sobre un lecho como es habitual, sino que la vemos arrodillada y haciendo sus últimas oraciones antes de morir. Sobre esa escena se descubre a Jesús en unos cielos radiantes recibiendo el alma de su madre. Y un poco más arriba aparece de nuevo Jesús acompañado de Dios Padre coronando a María.

En las alas del altar, también finamente talladas, se pueden descubrir otros acontecimientos importantes de la hagiografía mariana. Lo que se denominan los Gozos de María. Un ciclo que es el siguiente.

En el cuadro superior del lado izquierdo vemos el momento de la Anunciación, y hacia abajo se continúa con la Natividad y la posterior Adoración de los Magos. Mientras que en el lateral derecho se descubren otros hechos gozosos acompañados de otros tantos dolores. Es decir, la Resurrección de Jesús, su Ascensión y la venida del Espíritu Santo en Pentecostés.

En definitiva, todo el altar relata con fervor la vida de la Virgen María y se concibió para que los fieles de Cracovia se congregaran ante él en los días de festividad en honor de la Madre de Dios. Y todos ellos comprendían a la perfección cada uno de los episodios relatados, porque ese era uno de los objetivos de este tipo de obras. Hay que tener en cuenta que por aquellos tiempos los hechos bíblicos eran conocidos por la práctica totalidad de la población y este tipo de objetos artísticos eran representaciones artísticas y hermosas ante las que se postraban los creyentes.

Eran identificables incluso desde puntos alejados al altar. No obstante, al acercarnos hasta esta obra maestra de Veit Stoss, uno de los escultores góticos más valorados en el este de Europa, se puede apreciar su extraordinaria maestría para la talla. Basta ver los detalles en las expresiones de los rostros o en la manos de los personajes, para ver que la escultura gótica estaba dando unos pasos de gigantes hacia el naturalismo y la expresividad, algo similar a lo que estaba ocurriendo con la pintura en otros lugares de Europa, por ejemplo en tierras flamencas, donde se puede establecer un paralelismo de calidad entre este altar de Stoss y el cuadro el Descendimiento de Rogier van der Weyden.

Categorías: Escultura, Gótica