Arte

Inicio Escultura, Impresionista Bailarina de Catorce años, Degas

Bailarina de Catorce años, Degas

Publicado por Laura Prieto Fernández

La pequeña bailarina de catorce años o Le petite danseuse de quatorze ans es una de las esculturas más famosas del artista impresionista Edgar Degas, de hecho es en realidad la única escultura que se expuso mientras el artista aún se encontraba con vida. En la última etapa de su trayectoria artística, cada vez era más difícil para el artista la realización de sus pinturas debido a su ceguera, de manera que a menudo trabajó modelando esculturas en ceras que posteriormente utilizaba en sus lienzos. Parece ser que este fue el contexto en el que surgió esta famosa bailarina.

01ci4

Degas (1834 – 1917) es una de las figuras artísticas más destacadas del impresionismo francés; su obra se centró en la representación de bailarinas de ballet. Pese a que en su juventud el pintor inició la carrera de Derecho la desahogada posición económica de su familia le permitió disfrutar de unos interesantes estudios de pintura. Su formación comenzó de la mano de artista como Barrias y Louis Lamothe pero sin lugar a dudas, su mayor fuente de inspiración serán las colecciones parisinas de arte y los viajes que el artista realizó a Italia. Será precisamente a la vuelta de estos viajes cuando el artista conocerá el mundo del ballet que tanto le entusiasmó.

Tradicionalmente se tiende a incluir la obra del artista dentro del estilo impresionista, sin embargo Degas tendrá a lo largo de toda su carrera unas características propias renunciando, por ejemplo a la pintura plain air que tanto gustaba al grupo impresionista.

En 1881 el artista moldea una pequeña escultura de unos noventa y nueve centímetros de alto un utilizando un material que, si bien en aquella época comenzaba a despuntar aún resultaba demasiado innovador, la cera. La pieza representa a una joven bailarina de catorce años en el descanso de una de sus clases. La obra se completaba con objetos realistas como las zapatillas de satén, el tutu de baile realizado en tul, un corpiño de seda en color marfil y una cinta verde de raso para sujetar el pelo. El realismo o hiperrealismo de la figura estaba aún más acentuado por la utilización de pelo natural y el modelado en cera.

Fue precisamente este exceso de realismo lo que llevó a los críticos a tachar la obra de excéntrica alegando que el artista había creado más una obra de taxidermia que una auténtica escultura de arte. La pieza fue expuesta en el VI Salón de los Rechazados que se celebró en 1881 donde suscitó una gran polémica y numerosas críticas, de esta manera Degas decidió relegar sus esculturas a su estudio y no exponerlas de nuevo.

A su muerte en 1917, treinta y seis años después, se encontró en el estudio del artista unas ciento cincuenta obras de escultura creadas por él mismo, entre las que se encontraba la joven bailarina de catorce años. Su estado de conservación era bastante precario debido al deterioro que había sufrido la cera por lo que se decidió fundir en bronce.

Categorías: Escultura, Impresionista