Arte

Inicio Escultura, Impresionista El gran arabesco de Degas

El gran arabesco de Degas

Publicado por A. Cerra

Edgard Degas ha pasado a la Historia del Arte como un gran pintor del Impresionismo, sin embargo también realizó numerosas esculturas como esta de El Gran Arabesco que se conserva el museo de Orsay de París.

Y al igual que en su pintura, uno de los motivos predilectos de su escultura fueron las bailarinas, y como en sus cuadros no sólo se preocupa por la luz, sino también del movimiento. De hecho, cuando Degas se cansó de la pintura impresionista se lanzó a la escultura a la búsqueda de la forma, a recuperar la composición y el movimiento. En sus cuadros impresionistas, como en La Clase de danza, pasa lo mismo, no representa bailarinas, en realidad no son más que una excusa, un tema a partir del cual plantear problemas pictóricos.

El gran arabesco de Degas

El gran arabesco de Degas

Como su formación era sobre todo como pintor, en su faceta como escultor, sus obras están completamente desvinculadas de la formación académica. Él describe lo imprescindible para demostrar que eso que representa es una figura, pero sin atender a proporciones ni descripciones. Lo que le interesa es representar el movimiento, como aquí donde vemos una escultura de líneas totalmente abiertas, todo movimiento y donde no son importantes las proporciones anatómicas.

En otra famosa escultura suya: Gran bailarina vestida, incluso añade la nota de color, la ropa, que no tal sino que pinta o es real.

Las esculturas de Degas se hallaron tras su muerte, gracias al marchante Durand-Ruel, quién se encargó de hacer el inventario de las posesiones del artista en su estudio. La gran mayoría de esculturas que encontró se trataban de figuras de cera, que posteriormente fueron fundidos en el caso de 70 ejemplares.

Todas ellas se pueden agrupar en cuatro grandes grupos: bailarinas, caballos, desnudos femeninos y un cuarto grupo variado. Es decir, se puede ver la estrecha relación entre sus temas pictóricos y sus motivos escultóricos. La gran mayoría de estas obras forman parte de la colección del parisino museo de Orsay, y su conocimiento supuso una verdadera influencia para artistas posteriores, e incluso la obra histórica de Edgar Degas fue muy apreciada por algunos representantes de movimientos artísticos tan vanguardista en su momento como el Futurismo, el Cubismo y hasta más lejanos en el tiempo como el Pop Art.

En realidad, Degas comenzó a realizar ese tipo de modelos de cera en volumen bien pronto, y le servían como estudio para sus cuadros, pero con el paso del tiempo y sobre todo durante sus últimos años fueron prácticamente su única actividad artística, porque Degas durante la última fase de su vida (1834 – 1917) sufrió un grave enfermedad en los ojos, lo que le llegó a convertir en un impedido para la pintura, a la vez que esa deficiencia visual le fue haciendo que cada vez se aislara más de los círculos artísticos en particular y de la sociedad en general.

Categorías: Escultura, Impresionista