Arte

Inicio Escultura Cupido amenazante de Falconet

Cupido amenazante de Falconet

Publicado por A. Cerra

Esta obra realizada en porcelana, un material muy del gusto del arte Rococó, la realizó el artista francés Etienne Maurice Falconet en el año 1758, y en la actualidad forma parte de los fondos de la Colección Wallace con sede en Londres.

Falconet es un curioso caso de artista del refinado rococó. Sorprende especialmente porque no procedía de una familia con tradición artística, y tan apenas recibió formación académica, sino que tan solo empezó a trabajar muy pronto en el modesto taller de artesanía que poseía su padre.
No obstante, entre los años 1734 y 1745 trabajó como aprendiz en el prestigioso taller de Lemoyne, donde coincidió con otro de los grandes escultores rococós como Baptiste Pigalle. Si bien lo cierto es que de aquel tiempo de convivencia no salió una amistad, sino todo lo contrario ya que se convirtieron en rivales. Y es que según cuentan las crónicas, Falconet poseía un carácter especialmente difícil, y no dudaba en absoluto en entablar en agrias discusiones e incluso recurrir a la violencia.

Cupido amenazante de Falconet

Cupido amenazante de Falconet

Este comportamiento le granjeó bastantes enemigos a lo largo de toda su vida. Por ejemplo, hasta 1754 no se convirtió en miembro de la Academia de las Artes, y hasta 1762 no consiguió ser profesor de la misma. Todo ello pese a que su valía artística y su gusto acorde a los tiempos le hubiera hecho acreedor de ello mucho antes.

En cambio también contó con relevantes amistades. Concretamente estuvo muy cercano a Madame de Pompadour, gracias a la cual fue nombrado director del Atelier de Escultura de la Manufactura de Porcelana de Sevres entre los años 1757 hasta 1766. Durante todo ese periodo realizó infinidad de encantadoras figuras en porcelana, que ejemplifican en sí mismas todas las características emblemáticas del arte de mediados del siglo XVIII en Francia, es decir, el estilo Rococó.

Uno de esos ejemplos es esta figura de Cupido amenazante. Era habitual por entonces que los artistas se inspiraran en temas mitológicos, como en este caso. Y en Falconet eso se convirtió en algo habitual, y no solo para el conjunto de sus obras en porcelana, sino también para otras que realizó en mármol como su famosa Leda con el cisne.

Si bien en la trayectoria artística de Falconet no solo se encuentran este tipo de obras de carácter mitológico y de fábula. También alcanzó gran renombre y recibió encargos de enorme prestigio, y entre todos ellos merece la pena destacar el Monumento ecuestre que le hizo al zar Pedro el Grande y que todavía está en la calles de la ciudad rusa de San Petersburgo. Una obra que contrasta enormemente con este Cupido, ya que la monumentalidad de la estatua del zar, aquí se transforma en todo delicadeza. Dos registros que dan una idea clara de la calidad artística que poseía Falconet.

Categorías: Escultura