Arte

Inicio Escultura, Renacimiento El festín de Herodes, Donatello

El festín de Herodes, Donatello

Publicado por Laura Prieto Fernández

El festín de Herodes es un pequeño relieve de bronce dorado y con forma cuadrada, sesenta centímetros de lado, realizado por Donatello para decorar uno de los lados de la pila bautismal de la Catedral de Siena.

Siguiendo el mismo sistema de concurso que se utilizara para realizar las puertas del Baptisterio de Florencia, el prefecto de la Catedral de Siena organizó entre1416 y 1436 un sistema de concurso para escoger las mejores obras que ornamentaran la pila bautismal. Con este sistema se trataba de que se creara un clima de rivalidad entre los artistas y éstos compitieran no sólo en la calidad de las obras sino también en la rapidez de su ejecución.

donatello_feast of Herod 1423-27

En el encargo participaron artistas de la talla de Jacopo della Quercia o el mismísimo Ghiberti. En 1423 se requirió la presencia de Donato di Niccolò di Betto Bardi (1386 – 1466) más conocido con el sobrenombre de Donatello. Donatello fue uno de esos grandes humanistas que cultivaron diversos saberes y está considerado como uno de los precursores del Renacimiento italiano; su formación comenzó como orfebre y como tal trabajó junto a Ghiberti en las Puertas del Paraíso. El encargo del bronce para la pila bautismal de Siena le llegó cuando el artista estaba elaborando las esculturas que decorarían Campanile florentino realizado por Giotto.

La obra de Donatello representa un episodio bíblico recogido en los evangelios de San Mateo y San Marcos: la muerte de San Juan Bautista en el festín de Herodes. En realidad el artista no sólo se contenta con representar una escena sino que es capaz de plasmar en el pequeño cuadrado de la pila, las distintas escenas que provocaron la muerte del Bautista.

Éste había condenado públicamente a Herodes –el patriarca de Judea- por tener como amante a la mujer de su hermano, Herodías; ésta había incitado al patriarca a condenar al Bautista encerrándolo en una celda. Durante un banquete Herodes quedó tan asombrado por la danza de Salomé, hija de Herodías, que le prometió entregarle todo lo que ella quisiera. Por incitación de su madre Salomé pidió la cabeza del Bautista que le fue entregada en una bandeja de plata.
Donatello utiliza el recurso del stiacciato –técnica escultórica utilizada en los bajorrelieves que consigue crear en éstos distintas perspectivas- enmarcando la escena en un ambiente arquitectónico donde los arcos de medio punto sustentados por pilares dejan ver las estancias donde se desarrollan las distintas escenas.

Los personajes de la primera escena se disponen en dos diagonales enmarcando un potentísimo punto de fuga que nos permite pasar de una estancia a otra. Pero la maestría del florentino no aparece sólo en su perfecto uso del stiacciato o en su habilidad al comprimir las distintas escenas, el escultor logra la perfección en las expresiones de los personajes y en la infinidad de detalles que forman la composición.

Donatello fue sin duda alguna uno de los artistas que mejor han trabajado el bronce y el relieve a lo largo de la historia del arte, de hecho los promotores de la catedral quedaron tan entusiasmado con el pequeño bronce que nada más terminarlo le encargaron al artista dos pequeñas estatuas: La Fe y La Esperanza.

Categorías: Escultura, Renacimiento