Arte

Inicio Escultura, vanguardia Final Days de Kaws

Final Days de Kaws

Publicado por A. Cerra

Esta escultura titulada Final Days es una de las últimas creaciones del artista norteamericano Brian Donnelly, más conocido como Kaws (1974 – ). Una de las últimas y también de las más grandes, ya que se trata de una obra que alcanza un peso de 10 toneladas y mide hasta 6 metros de altura.

Final Days de KAWS

Todo ello tallado en madera. Concretamente en afrormosia, un tipo de madera africana a la que se atribuye una fuente de energía espiritual. Aunque a ese valor ancestral del material, el artista le ha añadido novedosos tratamientos en cuanto a su textura, su conservación y con posibilidad de cambio cromático. Lo que no ha cambiado mucho es la temática de la figura, ya que sigue la trayectoria que hasta ahora ha desarrollado Kaws.

Una vez más vuelve a inspirarse en iconos de los dibujos animados infantiles y el mundo pop. Si en otras ocasiones se ha recreado en su interpretación de figuras como Los Simpson o Bob Esponja, en esta ocasión hay referencias obvias a los Pitufos o Mickey Mouse. Al igual que hay otras menos conocidas como su postura caminando, como a tropezones y muy torpemente hacia el espectador, hacia el que se dirige con los brazos abiertos, en una actitud que recuerda una escena de una película de 1931 dedicada al monstruo Frankenstein.

Todo ello lo pasa por el tamiz de lo infantil, las curvas de la figura e incluso la sensación táctil que promueve se vincula con los juguetes de los niños. El título tiene un toque apocalíptico, pero luego la figura parece entrañable y es muy lúdica.

Lo cierto es que este creador antes de hacer esta peculiar interpretación de los dibujos animados, estuvo un corto periodo de tiempo trabajando para la factoría Disney. Así como trabajó en publicidad y diseñando muñecos de edición limitada. Y parece ser que ahí encontró una inagotable fuente de inspiración para su singular interpretación del arte urbano y el conocido como Toy Art.

Aquí lo hace a una escala enorme, lo que de alguna forma mezcla la nostalgia, el homenaje y el humor. Y juega con las ideas de la imagen reconocible, la materialidad implacable, la tradición y lo novedoso. A la vez que parece elevar el arte urbano a otra categoría más monumental.

Sin duda se ha hecho un nombre en el panorama artístico y también en el mundo del diseño gracias a elementos que son su seña de identidad, como las X que sustituyen a los ojos en todos sus personajes. Algo que le ha llevada a trabajar para célebres marcas comerciales y vender sus diseños por sumas de dinero considerables.

Categorías: Escultura, vanguardia