Arte

Inicio Escultura, vanguardia Monumento a Galdós de Pablo Serrano

Monumento a Galdós de Pablo Serrano

Publicado por A. Cerra

El escritor español Benito Pérez Galdós tiene diversos monumentos y lugares conmemorativos con su nombre en las islas Canarias. Algo lógico pensando que este autor extraordinario y prolífico autor era originario de ese archipiélago subtropical enclavado en el océano Atlántico, ubicado frente a la costa africana. Y desde ahí pronto salió hacia la Península Ibérica donde hizo un larga carrera con numerosas obras, algunas de extraordinaria calidad como puede ser su novela La de Bringas, Fortunata y Jacinta o su serie de los Episodios Nacionales, entre otras muchas publicaciones.

Monumento a Galdós de Pablo Serrano

No obstante de los diferentes lugares que recuerdan a este literato, pocos tienen la belleza y la calidad artística del monumento que diseñó el escultor Pablo Serrano en la isla y la ciudad natal del escritor: Las Palmas de Gran Canaria.

Cuando este escultor hizo la obra en el año 1969, ya era muy valorado entre los ambientes internacionales más vanguardista gracias a obras como su famosa serie de Bóvedas para el hombre.

Sin embargo, aquí cambió radicalmente su concepto estético a la hora de plantear esta gran escultura de bronce que alcanza los 3 metros de altura.

En esta ocasión vemos en el cuerpo masas informes y abstractas para crear el imponente volumen de la figura, pero a ello incorpora unas formas muy realistas, y sobre todo muy expresivas para modelar tanto la cabeza y el rostro del personaje como sus manos apoyadas en un bastón. El resultado de ese conjunto es de lo más equilibrada y con ello consigue darle un porte verdadera monumental gracias a ese cuerpo auténticamente arquitectónico.

El momento elegido para representar a Galdós es durante sus últimos años de vida, cuando el escritor estaba ya casi ciego y necesitaba de un bastón para moverse. Pero pese a ese problema, vemos a un personaje que desprende tranquilidad y serenidad. Una figura que en su última fase de la vida ya es un hombre muy respetado por todos y ha sentado cátedra literaria. Así que parece ausente de todo, metido en su propio mundo creativo o en su intimidad personal.

Sin duda el monumento es de una poderosa presencia, pero el proyecto de crear un espacio urbano en Las Palmas para recordar a uno de sus hijos más ilustres fue más allá de la escultura. Se urbanizó toda una plaza a su alrededor, ubicada en el mismo centro de la ciudad. Un proyecto que diseñó el arquitecto Leandro Silva, con el que trabajaría estrechamente Serrano para concebir esa zona ajardinada y de paredes inclinadas que son el entorno idóneo de este rincón para la tranquilidad y para honrar a este gran escritor canario.

Categorías: Escultura, vanguardia