Arte

Inicio Egipto, Escultura Reina Nefertiti

Reina Nefertiti

Publicado por A. Cerra

Esta escultura realizada en piedra caliza se encuentra entre las imágenes más emblemáticas del arte del Antiguo Egipto. Se trata del busto de la reina Nefertiti que fue realizado en torno al año 1340 antes de Cristo y que en la actualidad se expone en el Staaliche Museum de Berlín, en Alemania.

Busto de la Reina Nefertiti

Busto de la Reina Nefertiti

Esta obra fue descubierta por un equipo alemán de arqueólogos en el año 1912, los cuales desarrollaron su trabajo en el entorno de donde se suponía que se había ubicado la residencia del faraón Akenatón de la XVIII Dinastía, el cual estaba casado con Nefertiti. De hecho, hay un relieve que nos muestra al matrimonio.

Pero volviendo al busto, se halló entre los restos de lo que debió ser el taller de un escultor, del cual se conoce hasta su nombre Tutmosis, algo sumamente extraño en el arte de la Antigüedad. Por otra parte, lo que no es extraño es que la obra estuviera aún en su taller, ya que en realidad no se trata de una escultura acabada, sino que es más bien un modelo que le servía para las diferentes representaciones que este artista haría en su momento de la reina. Esta es la teoría más extendida entre los estudiosos del arte de la época, si bien hay estudiosos que piensan que se trata de una obra que no se llegó a terminar, ya que tanto Akenatón como Nefertiti cayeron en desgracia con la llegada del siguiente faraón.

Sea de una forma u otra, lo que sí es cierto es la extraordinaria belleza de esta escultura. Vemos a la reina con una corona azul, en la que se ve el símbolo de la serpiente Ureus que solía aparecer entre el boato real de los gobernantes egipcios. Y no es el único adorno de la dignataria, ya que también porta un collar repleto de colorido. De esta manera, entre la corona arriba y el collar abajo queda perfectamente enmarcado el rostro de la mujer. Un rostro de tez encarnada y con maquillaje muy delicado en los ojos y en los labios.

Todo ese colorido se aprecia porque se han conservado los pigmentos con los que solían pintarse las esculturas, ya que pese a lo que podría pensarse, lo cierto es que tanto estatuas como relieves generalmente no estaban concluidos hasta que se les aplicaban diferentes tonos de pintura, siempre de colores muy vivos.

Observando la figura se comprende aún mejor la traducción de su nombre, ya que Nefertiti viene a significar algo así como “la bella que viene” o “la bella ha venido”. Y es que la hermosura de ese rostro es fascinante, con su boca sinuosa, los ojos almendrados, la piel tersa y el cuello muy estilizado. En realidad, es un canon de belleza que desde su instauración en el Antiguo Egipto ha pervivido durante siglos, e incluso es un modelo de hermosura que sigue vigente en los tiempos actuales. Es decir, el busto de Nefertiti nos plantea un tipo de belleza atemporal, y todo ello realizado hace más de 3.000 años.

Categorías: Egipto, Escultura