Arte

Inicio Escultura, vanguardia The Travelling Man de Brad Oldham

The Travelling Man de Brad Oldham

Publicado por A. Cerra

El barrio Deep Ellum en la ciudad de Dallas acoge una instalación escultórica que supone una novedosa idea respecto a la actual evolución del arte urbano. Ya que se trata de un trío de esculturas que conforman una unidad, una especie de instalación que nos cuenta un relato, ya que con ellas se ha querido evocar la historia más reciente de la historia de esta ciudad estadounidense de Texas.

The Travelling Man, Esperando el tren

Deep Ellum fue un barrio industrial que poco a poco se ha convertido en un foco de arte, música y cultura. En algunas de sus principales calles se promovió la realización de grandes murales para que animaran el lugar. Sin embargo, la construcción de una nueva estación de tren de cercanías supuso la pérdida de algunos y como respuesta surgió esta peculiar instalación titula The Travelling Man e ideada por el artista Brad Oldham.

Ha ideado una peculiar figura a base de planchas de acero bruñido y unidas mediante remaches, una apariencia muy industrial e incluso ligada al ferrocarril. Y con eso ha imaginado una especie de robot gigante con toda una literatura a su alrededor.

The Travelling Man, Despertar

Y así vemos en una primera escultura como el personaje despierta y emerge del suelo, simulando que sale de las ruinas del pasado industrial. De hecho, la leyenda se basa en que esta figura surge de los restos de una locomotora enterrada bajo un árbol. De manera que en la figura inicial, la que se titula Despierta, está saliendo del suelo su cabeza y también se ven sus amigos, unos pájaros que cantan.

El segundo capítulo, es el titulado Esperando al tren, y se le ve ya de cuerpo entero, sentado en el suelo y tocando la guitarra, en el lugar donde antaño hubo unos túneles del tren.

Y la última es su figura Caminando con la cabeza alta, dando un paseo por la ciudad y con sus compañeros los pájaros a su alrededor.

The Travelling Man, Caminando con la cabeza alta

En definitiva, que estas esculturas de aspecto simpático y amable, ya forman parte del paisaje urbano del barrio, e incluso se han convertido en el medio de dar la bienvenida a todo aquel que se acerca a la zona, ya que están muy cerca de la estación ferroviaria.

Categorías: Escultura, vanguardia