Arte

Inicio Pintura, Renacimiento Aníbal en Italia de Ripanda

Aníbal en Italia de Ripanda

Publicado por A. Cerra

Aníbal en Italia de Ripanda

El general cartaginés Aníbal, que el siglo III antes de Cristo, fue capaz de amenazar el futuro esplendor de la todopoderosa Roma, ha sido el motivo de inspiración de obras de las más diversas épocas, algunas realizadas por grandes maestros como el inglés William Turner o el español Francisco de Goya.

Y aquí os traemos otro ejemplo. Se trata de unas pinturas murales que realizó el pintor italiano Jaccopo Ripanda entre los años 1508 y 1509 en las paredes del palazzo dei Conservatori de Roma, y que hoy son unos frescos que se muestras en el Museo del Capitolio de la propia capital italiana.

Aquel personaje histórico ya fascinó en tiempos de los romanos, tanto por su capacidad para el combate y la estrategia, como por su temida crueldad durante las Guerras Púnicas. Algo que retrataron sobradamente los historiadores antiguos como el griego Polibio o el latino Tito Livio.

En realidad, Aníbal lo tenía todo para convertirse en un referente y un motivo de inspiración, ya que siendo un veinteañero consiguió llegar desde el norte de África, desde Cartago, hasta Italia. Pero no lo hizo entrando al país transalpino desde el sur, sino que lo hizo atravesando la cordillera de los Alpes con su ejército. De hecho, tan larga travesía fue toda una proeza, pero también supuso su derrota final, ya que el agotamiento de sus tropas era absoluto, y así lo podemos ver en este fresco.

Si bien está claro que no es eso lo que más llama la atención. Desde luego que todas las miradas recaen en el personaje central que no es otro que el propio Aníbal, el cual va sobre los lomos de un gran elefante, ya que las crónicas revelan que llegó hasta Italia con un grupo de estos paquidermos.

Es una nota de exotismo que todavía engrandece más al personaje y que le da un atractivo para la inspiración artística indudable. Un exotismo y atractivo que aquí se multiplica por los ropajes que viste, los cuales no tienen ningún criterio histórico. Y es que Aníbal, un general cartaginés de la Antigüedad en realidad se nos presenta como un príncipe oriental, tal y como vestiría en el siglo XVI un noble turco.

Categorías: Pintura, Renacimiento