Arte

Inicio Pintura, Románica Biblia de Winchester

Biblia de Winchester

Publicado por A. Cerra

Una ilustración de la Biblia de Winchester

La Biblia de Winchester permanece desde hace más de 800 años en el mismo lugar donde se creó, en la Biblioteca de la catedral de esta ciudad inglesa. Y es que este manuscrito románico iluminado se produjo aproximadamente entre los años 1150 y 1190. Y aunque su creación se alargó mucho en el tiempo, la verdad es que ni siquiera se llegó a terminar por completo. No obstante, hay que decir que además la Biblia de Winchester en el pasado sufrió graves ataques y robos. Incluso se arrancaron algunas de sus hojas, que hoy se exponen en otros lugares, como la Morgan Library.

Se piensa que esta biblia fue encargada por Henry Blois, obispo de Winchester para usarla en su catedral. La obra es magnífica, la componen 936 páginas de pergamino, hechas a partir de piel de becerro. Lo cual supone que en ella, solo para las páginas, se usó la piel de más o menos 250 corderos. La cual debía prepararse con esmero antes de ser usada.

Lo bueno de la obra es que al estar inacabada, se puede apreciar el proceso de trabajo que se realizaba en el scriptorium. Hay ilustraciones sin terminar y en distintas fases. Algunas son solo rudos contornos y en otras ya se ven los dibujos con varias tintas. Mientras que también las hay que se han dorado, pero no se han acabado ciertos detalles con pintura. En definitiva, es una joya, tanto por la calidad de la obra como por su valor testimonial del modo de ilustrar en la Inglaterra del siglo XII.

Además hay un buen muestrario de las letras capitales muy decoradas, o aparecen desde ilustraciones a página completa a otras más pequeñas. Sin olvidar todo el aspecto decorativo. Es obra de hasta 6 autores, algunos especializados en figuras, otros en vegetales o en motivos ornamentales. De ahí que confluyan diferentes estilos, lo cual a su vez dificulta una datación concreta. Se ven elementos de inspiración puramente románica, pero también muy ingleses góticos y hasta bizantinos.

Curiosamente, mientras que las ilustraciones o iluminaciones no están acabadas al 100%, el texto de la Biblia sí que está al completo, tanto en Antiguo como el Nuevo Testamento, además de varios salmos y textos apócrifos. Todo ello en latín, aunque empleando muchas abreviaturas. Se sabe que todo ese texto se escribiría por un escriba y usó para ello una pluma de ganso. Un trabajo en el que invertiría cuatro años.

En cuanto a la imaginería de las iluminaciones se han visto relaciones con otras obras, pero no en manuscritos sino en pinturas de gran formato. Por ejemplo, hay historiadores que relacionan algunas imágenes con las pinturas de la capilla del Santo Sepulcro, dentro de la misma catedral de Winchester. Y mucho más lejos de ahí, se han hallado nexos de unión entre las iluminaciones de la Biblia inglesa y las pinturas murales de la Sala Capitular del Monasterio de Santa María de Sijena en España.