Arte

Inicio Pintura, Vanguardias Artísticas del siglo XX Construcción en blanco y negro de Joaquín Torres García

Construcción en blanco y negro de Joaquín Torres García

Publicado por A. Cerra

Construcción en blanco y negro de Joaquín Torres García

Joaquín Torres García (1874 – 1949) quizás sea el pintor de Uruguay con un mayor prestigio internacional. Y buena prueba de ello es que esta obra titulada Construcción en blanco y negro aparece entre la colección de arte contemporáneo del Museum of Modern Art (MoMA) de Nueva York. Y lo cierto es que tal reconocimiento es justo, teniendo en cuenta dos elementos claves en su trayectoria artística.

En primer lugar que fue un artista que decidió crear su propia corriente de vanguardia. Fue un personaje que rechazó la oposición que en las primeras décadas del siglo XX reinaba entre lo que era arte figurativo y abstracción. Él optó por una pintura constructiva, dando una mayor importancia a la factura, a la propia realización de la obra, que al resultado final del cuadro.

Observemos este óleo pintado sobre papel montado en madera. En esta superficie el pintor tan solo emplea el contraste entre los colores blanco y negro para una construir una cuadrícula sincopada que parece salir del plano de la pintura, como si avanzase y retrocediese. Consigue generar volumen recurriendo únicamente a una geometría sencilla pero irregular y dos colores. Y el aspecto final se puede relacionar con las arquitecturas antiguas y primitivas a las que tan aficionado era Torres García, especialmente las que realizó el pueblo inca en sus orígenes, antes de que se convirtiera en un gran imperio de carácter continental.

Estamos ante un cuadro de 1938, momento en el que el pintor ya ha elaborado su peculiar filosofía creativa del Universalismo Constructivo, con el cual quería plasmar y organizar el mundo natural e incluso la experiencia humana a partir de las leyes universales de la unidad. Una teoría que le llevó a rechazar la perspectiva y respetar la bidimensionalidad de la pintura como había hecho las civilizaciones primitivas.

De hecho, él siempre quiso adaptar el arte contemporáneo al primigenio, y especialmente vincularlo con las culturas indígenas sudamericanas. Y por ahí viene el segundo motivo relevante para su reconocimiento. Y es que cuando regresó de forma definitiva a su Montevideo natal en 1934, tras vivir muchos años en diversos países del extranjero, decidió abrir el Taller Torres García que se convirtió en un centro divulgador del arte de su tiempo y su trabajo dejó una enorme huella en artistas posteriores. Y no solo en creadores uruguayos, sino en otros procedentes de países del entorno, en especial en Argentina. De hecho, aunque Joaquín Torres García falleció en 1949, su escuela y taller los mantuvieron abierto sus discípulos hasta 1967.