Arte

Inicio Arte Rupestre, Pintura, Prehistoria Cueva de Chauvet Pont d’Arc

Cueva de Chauvet Pont d’Arc

Publicado por A. Cerra

Estas pinturas rupestres de Chauvet Pont d’Arc halladas en el departamento francés de Ardèche están entre las más antiguas que se han encontrado nunca. Es cierto que los investigadores no se terminan de poner de acuerdo en cuanto a su datación, y oscilan en fechas que van desde el 36.000 antes de Cristo hasta el 18.000, también por supuesto antes de nuestra Era. Al fin y al cabo es un conjunto pictórico muy amplio, con más de 1.000 imágenes distintas, de las cuales hay hasta 425 pinturas de animales. Por ello, puede haber pinturas de diferentes momentos de la Prehistoria.

Pinturas rupestres de Chauvet Pont d’Arc

Lo que está claro es que es un conjunto de arte Paleolítico excepcional, y con elementos que le dan una personalidad propia dentro de ese arte y lo consigue diferenciar de los dos grandes “templos” del arte rupestre como son la Cueva de Altamira en España, y la de Lascaux, en Francia.

El conjunto de Chauvet Pont d’Arc se descubrió en 1994, y el hallazgo fue increíble, ya que no solo se hallaron las pinturas, sino que también se descubrieron otros restos de presencia humana, así como huesos fosilizados y huellas dejadas por los animales que pudieron habitar el lugar en la época glaciar, como los osos de las cavernas.

Como hemos dicho hay más de 400 pinturas con imágenes de animales, siendo hasta 14 especies las representadas, algunas ya extinguidas en esta zona. Y es que hay animales que eran los que cazaban los hombres de Paleolítico como los caballos, los bisontes o los renos, pero también se identifican especies como rinocerontes, panteras, osos o leones.

No obstante, si lo más habitual en el arte prehistórico son las representaciones de animales, en la Cueva de Chauvet Pont d’Arc, hay mucho más. Hay símbolos abstractos o la pintura de manos en positivo. E imágenes que pueden estar relacionadas con ritos de chamanes o iniciáticos, ya que hay unas pinturas que parecen setas, las cuales podrían ser alucinógenas y se tomarían en ciertos momentos rituales. E igualmente se ve una figura muy peculiar que parece tener cuerpo de bisonte y piernas de mujer. Sin olvidar otra representación que también son las piernas de una mujer y la representación de sus órganos genitales, algo que inmediatamente se puede vincular con la idea de reproducción.

En definitiva, que como ocurre con tantas representaciones de los tiempos prehistóricos hay muchos enigmas todavía por resolver. Pero lo que parece claro es que esta cueva se convirtió en un gran centro para los pintores de diversas épocas. Para empezar porque es la mayor de toda la zona, y además se ven rasgos que indican que esas paredes naturales y rocosas se trataron ex profeso para realizar pinturas, por ejemplo puliendo sus superficies para que fuera más fácil aplicar los pigmentos.

No es extraño que por la valía de su arte rupestre esté catalogada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Categorías: Arte Rupestre, Pintura, Prehistoria