Arte

Inicio Manierista, Pintura “Danae” de Tiziano

“Danae” de Tiziano

Publicado por Chus


Esta es una de las varias versiones del tema que se conservan del pintor. Se trata de un óleo sobre tela pintado entre 1550 y 1555, para el rey de España Felipe II, que hoy pertenece a la pinacoteca del Museo del Prado (Madrid), por el gran pintor veneciano Tiziano.

La obra recrea una fábula de la mitología pagana, una “poesía mitológica” (como le gustaba llamarla al pintor), que representa a Danae recibiendo a Júpiter en forma de “lluvia de oro”. Es considerado como uno de los más bellos desnudos del pintor veneciano. Este tipo de tema se desarrolló mucho en Venecia, se trata del tema de Venus u otras figuras femeninas recostadas en un diván, en las que se suele buscar la sensualidad y una serena opulencia, marcada por una clásica desnudez que, contrasta plásticamente con los colores cálidos de telas, cortinas, etc.

Danae

La composición de la pintura la realiza como si fuese un friso, en un plan horizontal. Danae desnuda aparece recortada en el lecho deshecho esperando a que Zeus se le aproxime en forma de “lluvia de oro”. Separada por una colcha roja que se recoge a los pies de la dama, aparece la figura de una criada negra que, sentada en el mismo lecho trata de recoger en su mandil la lluvia de oro que llega desde el cielo. Esta figura, colocada en paralelo con la de Danae, no hace otra cosa que marcar el contraste entre la sensualidad de la dama con sus formas rudas, ásperas y con un fuerte claroscuro y realzar con su fealdad la belleza de Danae. La blancura de las sábanas y los almohadones se funde con el rosa de su carne desnuda, ya que tan sólo lleva sobre su cuerpo que dibuja una suave diagonal, un sencillo brazalete. Sobre las sábanas, junto a la mano de la mujer (que lleva un pañuelo en ella), aparece dormido un pequeño perro, que dota de placidez y sosiego a la escena.

Tiziano se expresa principalmente por el color, creando una mágica fusión de figuras y ambiente, en una gama cromática entretejida de luz. El cortinaje cálido de la izquierda nos aproxima la figura femenina, que queda así muy en primer plano, lo cual es ya típicamente manierista, mientras que los colores del lado derecho más fríos, nos la alejan. Las figuras parecen no tener peso y casi flotan en la sombra dorada, donde se armonizan los ricos marrones, rojos y grises en un centellear de los cielos. A todo este ambiente contribuye en buena medida la pincelada suelta, vaporosa, que potencia los valores expresivos y hace que la luz esté mucho más disuelta por todo el cuadro. Ésta es una de las diferencias con la Danae de la pinacoteca de Capodimonte (anterior)
La sensual belleza de Danae, todo candor y abandono y, la insólita lluvia de oro, con su atmósfera irreal, hacen que el pintor se adelante tanto por el tratamiento del tema, como por la técnica empleada, a su época. Su influencia será enorme tanto en el Barroco, como en el siglo XIX (por ejemplo en Manet).

Categorías: Manierista, Pintura