Arte

Inicio Pintura, Vanguardias Artísticas del siglo XX El puente de Waterloo, André Derain

El puente de Waterloo, André Derain

Publicado por Laura Prieto Fernández

El puente de Waterloo es una obra pictórica realizada por el pintor fauvista André Derain (1880 -1954). Su educación artística está basada en las obras de los artistas impresionistas y postimpresionista lo cual influenciará profundamente su pintura. Ya en vida cosechó innumerables éxitos y fue proclamado como uno de los artistas más importantes del arte francés. Se movió en diferentes corrientes artísticas y pese a tener presente los modelos tradicionales su arte propugnó una revalorización de nuevos modelos conceptuales y estilísticos sirviendo posteriormente de influencia para artistas tan importantes como Salvador Dalí.

puente de Waterloo

La obra de el puente de Waterloo fue encargada por el marchante parisino Ambrosie Vollard quien apreciaba sobremanera la producción de Delai; Vollard ya había adquirido numerosas obras del artista fauvista –en cierto momento llegó a adquirir la producción completa del pintor- y en esta ocasión el marchante envió al pintor parisino a Londres con la idea de reproducir, bajo la estética fauvista, la serie que Monet había realizado del río Támesis.

El fauvismo fue una de las primeras vanguardias artísticas, con el pintor Henri Matisse a la cabeza, la estética de agresivos colores utilizados de manera completamente subjetiva representaban un mundo irreal. Derain que en los inicios de su carrera se había acercado a la estética divisionista decide participar con sus obras en el Salón de 1905 junto con artistas como Marquet, Rouault o el propio Matisse; fue entonces cuando los críticos les achacaron el calificativo de fauves o fieras.

André Derain pintó más de treinta cuadros en su viaje a Londres, la mayoría de ellos ambientados en las orillas del Támesis. Éste concretamente se centra en el Puente de Waterloo, el cual marca la línea del horizonte. A la derecha aparece ligeramente representada la silueta del Parlamento y la izquierda las altísimas chimeneas de las fábricas del Baltic Wharf; con todo se puede apreciar a la perfección como la composición está tomada desde Victoria Embankment.

La composición puntillista que utiliza Derain está fuertemente influenciada por la técnica de artistas predecesores como Seurat o Signac, en este sentido podemos ver la creación de la obra a base de gruesos toques de pinceladas que recuerdan al estilo puntillista. Los colores utilizados son completamente puros realizándose la síntesis visual de los mismos dentro de la retina del espectador. Así la pincelada se asemeja a las coloreadas teselas de los mosaicos romanos.
La tonalidad fría es la dominante (azules, verdes, violáceos…) sirven al pintor para captar la humedad del ambiente londinense; con todo los tonos cálidos como los amarillos procedentes de la luz solar, también aparecen en esta representación, otorgando al conjunto cierta calidez y tranquilidad. El negro aparece desterrado de la paleta de este artista, las sombras y siluetas se realizan en tonos azules o violáceos.

Las pequeñas pinceladas de potente colorido se convierten en el pincel de este fauvista en manchas llenas de fuerza y dinamismo. La expresividad del color que buscaban los artistas de esta vanguardia aparece plasmada en la obra de André Derain junto con la técnica de los puntillista y los estudios lumínicos y seriados del impresionista Monet.

Categorías: Pintura, Vanguardias Artísticas del siglo XX