Arte

Inicio Gótica, Pintura Hombre con clavel, Jan Van Eyck

Hombre con clavel, Jan Van Eyck

Publicado por Laura Prieto Fernández

Sin lugar a dudas Jan Van Eyck es uno de los pintores más destacados de todos los tiempos así como unas de las figuras claves de la pintura flamenca no obstante, más allá de sus obras célebres y más conocidas como el Matrimonio Arnold Fini o la Virgen del canciller Rolin, Van Eyck realizó algunos retratos en los que conjuga a la perfección el estilo simbólico realista es decir que en las piezas del artista, se puede apreciar una doble dicotomía: por un lado, en sus óleos se aprecia un gran simbolismo con distintos objetos que tienen una iconografía más profunda pero que no pierden ni un ápice de realismo.

En este sentido, el realismo simbólico de Van Eyck se lleva hasta sus últimas consecuencias en los óleos de retratos en los que el protagonista de la pintura es representado en primer plano con gran veracidad y el artista es aun así capaz de incorporar elementos simbólicos que nos hablen de su personalidad.

el-hombre-del-clavel

La obra conocida como Retrato de un hombre con clavel se trata de un óleo sobre tabla de formato vertical y pequeñas dimensiones –apenas mide unos treinta centímetros de ancho y cuarenta de altura- y se exhibe en la actualidad en el Museo Staatliche de Berlín. En cuanto a su datación, los expertos han fechado la obra en la década de los treinta, concretamente en el año 1435. De la identidad del retratado poco se sabe y aunque hay algunas hipótesis al respecto nada se puede asegurar.

En él se representa sobre un fondo negro a un hombre dispuesto en tres cuartos que mira atentamente al espectador. Las elegantes vestiduras del caballero nos hablan de su destacada posición social sin embargo, su rostro nos muestra una mirada desconfiada y en él se hace plausible el paso de los años. Entre las manos el modelo sujeta una flor de clavel, un elemento típico de la época con el que los hombres solían retratarse y que representa a Jesucristo, sin embargo por la posición de los dedos podemos suponer que en principio el caballero debía de llevar otro elemento y más tarde f0ue sustituido por el clavel.

Del cuello del protagonista cuelga una llamativa cadena en la que se aprecia la letra Tau junto con una pequeña campanilla, era el símbolo de la Orden de San Antonio que comenzó siendo una hermandad militar y posteriormente se convirtió en una orden religiosa.

Categorías: Gótica, Pintura