Arte

Inicio Pintura, Renacimiento Hombre con turbante rojo, Jan Van Eyck

Hombre con turbante rojo, Jan Van Eyck

Publicado por Laura Prieto Fernández

El retrato de un hombre con turbante rojo es una de las obras más conocidas y afamadas del artista flamenco Jan Van Eyck. El artista realizó a lo largo de su carrera un buen número de retratos a distintas personalidades de la época, pero éste es uno de los pocos lienzos que se considera como un autorretrato del propio artista si bien no parece del todo seguro que fuera él.

Portrait_of_a_Man_in_a_Turban_(Jan_van_Eyck)_with_frame

Johannes de Eyck más conocido como Jan Van Eyck es una de las figuras más destacadas de la pintura renacentista desarrollada en el Norte de Europa, con el tiempo el artista ha sido reconocido como el más importante de todos los pintores Flamencos quizás tan sólo superado en toda la historia por Pedro Pablo Rubens, pintor del barroco. No son muchos los datos biográficos que se tienen sobre la vida de Van Eyck (1390 – 1441); parece ser que el artista provenía de una familia de pintores y pudo formarse en taller familiar aunque a menudo se ha barajado la posibilidad de que Van Eyck se formase en Paris, en una escuela de miniatura de donde aprendería su exquisito gusto por los detalles. Parece ser que el artista tendría un hermano, quizás Hubert Van Eyck, con el que trabajaría a menudo en un buen número de obras y cuya autoría entre ambos ha sido muy discutida.

En esta ocasión el artista nos presenta el retrato de un hombre dispuesto en diagonal y representado en tres cuartos que gira su rostro para mirar directamente al espectador. Se trata de una figura masculina de mediana edad, un hombre maduro y serio con una mirada penetrante. Aparece ataviado con una túnica oscura y un turbante rojo que acapara gran parte del lienzo y cuyo color rojo brillante atrae la atención del espectador. En realidad la famosa prenda no se trata de un turbante sino de un chaperón, una especie de gorro que fue muy demandado a lo largo de la Edad Media en el Norte de Europa.

La edad de Jan Van Eyck coincidiría con la del personaje del lienzo por lo que algunos estudiosos han valorado la posibilidad de que pudiese tratarse de un autorretrato del artista, otros en cambio ven cierta semejanza entre el personaje y la esposa del artista de manera que se ha concluido que podría tratarse de su suegro, el padre de Margarita Van Eyck.

Sea como fuere lo cierto es que la obra aparece firmada y fechada en el marco del óleo; de hecho las tablas laterales del cuadro de Van Eyck están integradas en la tabla central que sirve de soporte al óleo. En la zona inferior del marco una inscripción data la obra en el 21 de Octubre de 1433 y confirma la autoría de Van Eyck. En la tabla superior del marco aparece el lema del artista el cual ha tenido una doble interpretación, mientras unos historiadores lo traducen por un modesto lo mejor que puedo, otros ven en la inscripción un lema más gallardo, porque puedo.

Categorías: Pintura, Renacimiento