Arte

Inicio Manierista, Pintura La apertura del Quinto Sello de El Greco

La apertura del Quinto Sello de El Greco

Publicado por A. Cerra

Domenico Theotocopoulos, el Greco, pintó este cuadro entre los años 1608 y 1614, y este enorme lienzo (225 x 193 cm.) pintado al óleo en la actualidad se conserva en el Metropolitan Museum de Nueva York. En realidad esta obra se puede considerar uno de sus cuadros más arrebatados y sugestivos, junto con otras obras como Laocoonte y sus hijos.

Apertura del Quinto Sello de El Greco

Apertura del Quinto Sello de El Greco

Nos presenta un pasaje del Apocalipsis de San Juan, siendo al apóstol al que se identifica ocupando todo el lateral izquierdo de la composición, mirando hacia el cielo, casi en trance ante lo que está profetizando.

Concretamente el pasaje que pinta es uno en el que se relata como el Cordero incita a San Juan a que “llegue y vea” la apertura de los Siete Sellos.

Y tras eso, el relato bíblico nos cuenta que a cada alma se le dio una túnica blanca. El Greco nos presenta ese momento de súplica y de gritos de las almas, ya que las vemos materializadas en cuerpos desnudos, y alzan sus manos para recibir esos vestidos.

En definitiva, la escena nos presenta un momento terrible, que en sí viene a significar que las almas de los santos están ansiosas de venganza. Difícilmente un pintor poseedor de un modo de dibujar más correcto y académico hubiera podido expresar esa visión previa al Juicio Final. En cambio, el estilo único de El Greco, de anatomías tremendamente alargadas, de colores usados de un modo muy personal y arbitrario, era el idóneo para semejante representación.

A lo cual hay que sumar el apasionamiento y el fervor religioso del propio artista, que a ésta y a otras muchas de sus obras de temática religiosa le aplicó una agitación inaudita en su tiempo, y que sin embargo en un país como España, ya que se estableció en Toledo, cuadró a la perfección entre las autoridades eclesiásticas, que sin duda eran las más estrictas de la cristiandad, y recibieron muy gustosas estas representaciones de corte tan dramático, que de alguna forma habían de conmover y casi aterrorizar a los fieles. Un estilo de pintar propio del arte manierista con el que se vincula a El Greco, aunque lo cierto es que las características de su arte, aún teniendo similitudes con algunos contemporáneos como Tintoretto, veáse su famoso cuadro de El Paraíso, la verdad es que el estilo de este pintor tan tremendamente personal que es muy difícil de clasificar.

De hecho, muchos historiadores consideran que en estas últimas obras de El Greco, el artista llegó a un expresionismo exagerado. Y no es casual que ya en el siglo XX, algunos artistas de vanguardia que crearon la corriente expresionista lo tuvieran como un verdadero referente de su arte.

Categorías: Manierista, Pintura