Arte

Inicio Impresionismo, Pintura La calle Saint-Honoré después del mediodía. Efecto de lluvia. Pissarro

La calle Saint-Honoré después del mediodía. Efecto de lluvia. Pissarro

Publicado por Laura Prieto Fernández

La pintura al aire libre, también conocida como pintura plain air es una de las grandes premisas de los artistas impresionistas, cansados de pintar desde la soledad de sus estudios, los pintores impresionistas decidieron salir con sus lienzos y sus pinceles a la calle y al campo para realizar una pintura in situ; ésta era en realidad, la única manera de poder captar de manera realista los efectos lumínicos que tanto preocupaban a estos pintores. En este sentido, debemos destacar al artista que aquí nos ocupa, Camille Pissarro, como uno de los grandes defensores de la pintura plain air. Pissarro se convirtió en el pintor más destacado de la pintura paisajista, se hizo famoso por sus conocidos lienzos sobre la vida rural francesa no obstante y debido a problemas de salud, Pissarro pasó los últimos años de su vida en Paris, durante esta etapa no abandonó la pintura paisajista sino que hizo que ésta tomase un nuevo giro, dirigiéndose hacia los paisajes urbanitas del París remodelado por el Barón Haussmman.

408VISO-THYSSEN-60.

408VISO-THYSSEN-60.

La obra que aquí nos ocupa, La calle Saint Honoré después del mediodía. Efecto de lluvia es uno de esos lienzos realizados en la última etapa de la vida del pintor en los que se centró en la vida urbanita de la ciudad. Se trata de un pequeño cuadro de formato vertical que apenas mide ochenta centímetros de altura y sesenta y cinco de alto y que ha sido realizado en óleo sobre lienzo.

Camille Pissarro (1830 – 1903) es una de las grandes figuras del movimiento impresionista. Hijo de un comerciante el artista decidió desde muy pronto que consagraría su vida a la pintura y se trasladó a París donde formó parte del conocido grupo de artistas impresionistas (Monet, Renoir, Sisley…) con los que mantuvo frecuentes relaciones. El artista participó en la mayoría de las exposiciones impresionistas, no obstante la obra que aquí nos ocupa ya pertenece a una etapa final de su producción, donde la mayoría de los pintores se habían desligado del grupo y comenzaban una carrera en solitario.

El cuadro representa una de las grandes avenidas de París que el artista podía observar desde la ventana de su hotel, en ella se aprecia el bullicio y ajetreo con carruajes y viandantes que ocupan las calles de la urbe pese a ser una hora tranquila, después de comer. Si nos fijamos en el cielo podemos observar la atmósfera cargada de la lluvia, la luz se refleja en el suelo mojado creando espectaculares reflejos lumínicos que el artista ha sabido captar a la perfección; no en vano Pissarro realizó diferentes obras desde esta misma perspectiva con el único fin de apreciar los cambios lumínicos de la ciudad.

La perspectiva en contrapicado de una famosa calle parisina nos remite a la famosa obra de Monet Boulevard de Las Capuchinas en donde el artista anticipaba el mismo esquema que utilizará aquí Pissarro. La pintura es suelta, casi abocetada, una libertad que deja ver las influencias de una etapa anterior en la que el artista siguió la técnica puntillista de Sisley.

Categorías: Impresionismo, Pintura