Arte

Inicio Pintura, Renacimiento La visión de San Francisco, El Greco

La visión de San Francisco, El Greco

Publicado por Laura Prieto Fernández

No es extraño en algunas ocasiones encontrar en la historia del arte que los artistas se sienten identificados con un tema en concreto llevando a cabo un buen número de obras acerca de este mismo tema, quizás sea porque la temática dela pieza se preste a llevar a cabo distintas interpretaciones sobre la misma o simplemente porque el tema se convierte en un pretexto sobre el que llevar a cabo distintos estudios.

ocadizdigital-elcuadroelgrecohospitalmujeres

La obra que aquí comentamos hoy es una de esas piezas de las que existen múltiples versiones y aun así, tiene una originalidad especial. En esta ocasión nos encontramos ante Las visiones de San Francisco realizada por uno de los artistas más influentes de su tiempo, Domenikos Theotokópoulos más conocido con el sobrenombre de El Greco. La pieza que aquí analizamos se encuentra en el Hospital de Nuestra Señora del Carmen en Cádiz, lo cual ya de por sí resulta extraño puesto que son muy pocas las piezas del artista que se encuentran en Andalucía, ya es bien sabido que su foco de acción fluctuaba siempre entre Toledo y Madrid.

Si la obra del Greco hoy descansa en Cádiz es gracias al Obispo Armengual quien adquirió el lienzo durante su estancia en la corte madrileña y posteriormente lo trasladó a su palacio de Chiclana y de ahí el cuadro fue donado a mediados del siglo XVIII a la Capilla del Hospital. La pieza también adquiere un especial protagonismo porque de los más de cien cuadros que salieron del taller del Greco con la temática de San Francisco, éste es uno de los veinticinco que realmente se asocian como lienzos del artista y no de su taller.

La imagen representa el episodio de la visión de la antorcha en el Monte Alvernia que ocurrió antes de la estigmatización de San Francisco pero aun así el santo ya cuenta con las heridas en las palmas de sus manos, con un símbolo de la aceptación de la voluntad divina. El santo aparece de pie y mirando fijamente la antorcha del cielo mientras nos muestra las palmas de las manos, a su lado en el suelo aparece la figura del hermano León que se ha caído fruto de la gran sorpresa y que el artista ha aprovechado para representar en un gran escorzo demostrando su dominio de la composición y el dibujo.

En cuanto a la iluminación debemos decir que las figuras se recortan en un ambiente tenebrista, la luz incide plenamente en San Francisco dejando el resto de la composición en tinieblas.

Categorías: Pintura, Renacimiento