Arte

Inicio Pintura Lenin en Smolny de Brodsky

Lenin en Smolny de Brodsky

Publicado por A. Cerra

Isaac Brodsky nos presenta aquí una imagen de Lenin en la escuela de Smolny, el lugar donde se fraguó la Revolución Bolchevique. No obstante, es una escena inventada por el pintor, ya que la hizo en 1930, e incluso el propio Lenin ya había fallecido unos años antes.

Lenin en Smolny de Brodsky

Vemos al protagonista completamente concentrado en su tarea, leyendo un diario, redactando unas notas y supuestamente esperando a alguien que acuda, y que se sentará en el sofá vacío que queda en la habitación. Algunos piensan que puede ser una cita con Karl Marx, como referente del Socialismo. Pero la mayoría optan porque sea una alusión a Stalin.

Y es que Stalin favoreció muchas imágenes en las que quería vincularse su gobierno como heredero lógico y justo del gran padre de la Revolución Rusa.

La influencia de Stalin en el arte ruso de aquellos años no solo se plasma en la temática, sino también en las formas. Él declaró que el arte abstracto era elitista, y por eso muchos creadores de vanguardia tuvieron que irse del país. Y otros como Malevich, famoso por su estilo suprematista se vio obligado a pintar escenas figurativas como por ejemplo La carga de la caballería roja.

No obstante, la figuración en Malevich nunca alcanzó el grado de los cuadros de Brodsky. En este caso estamos ante una imagen que aunque no existía este estilo, podríamos denominar hiperrealista, ya que es casi una fotografía de ese momento. Y hay detalles pictóricos que realmente son de gran calidad pictórica como puede ser el cuidado en las telas del sofá o las sombras de los muebles pintados de manera exquisita.

Pero lo más destacado es la representación de Lenin. Lo vemos de perfil, y el pintor es capaz de darnos la imagen de un hombre trabajador, responsable y preocupado por sus atribuciones. Es una imagen emblemática del gran cerebro revolucionario, un personaje al que siempre se le representa en actitudes similares, transmitiendo así la veneración que se sentía hacia él en la época.

No es raro que con esas cualidades, su arte de Brodsky fuera muy apreciado durante el régimen de Stalin, cuando el arte se iba a convertir en un elemento más de propaganda. Algo que en realidad tienen en común todos los regímenes totalitarios, independientemente de su ideología. Se trata de que el arte refrende a los líderes mostrando sus logros y su carácter.

Y los ideales del pintor, así como su estilo cuadraban a la perfección con esto. De manera que muchas de sus pinturas, realizadas con carácter retroactivo a partir de noticias o de viejas fotos, como esta, se convierten en una especie de crónica de la Revolución Rusa y los primeros años de la extinta Unión Soviética.

Categorías: Pintura