Arte

Inicio Pintura, Vanguardias Artísticas del siglo XX Madonna con la pistola de Bansky

Madonna con la pistola de Bansky

Publicado por A. Cerra

Ya hemos hablado en otras ocasiones de Bansky, sin duda alguna el artista del grafiti más famoso del mundo. El más popular y paradójicamente el más desconocido, ya que se ignora su auténtica identidad.

Sin embargo sus obras ya han alcanzado el valor del símbolo, con un trabajo muy apegado a la crítica social, cultural y política. Y en este sentido tampoco se han salvado la religión, ni ha dudado en recurrir a imágenes icónicas de la historia del arte como la Gioconda de Leonardo o el David de Miguel Ángel para representarlos armada con un bazooca a la primera o protegido con un chaleco salvavidas al segundo.

Madonna con pistola de Bansky

O ha pintado una Virgen tóxica, con una Virgen María dándole un biberón venoso al Niño Jesús. No es la única imagen vinculada con la iconografía religiosa que ha creado Bansky, y una de ellas cuya historia es sorprendente se encuentra en Nápoles. Es la Madonna con la pistola, y oficialmente es la única pintura de este autor británico que se puede ver en Italia.

En los muros de la piazza napolitana dei Girolami, de la noche a la mañana apareció este grafiti en tonos grises, blancos y negros. Vemos a una Virgen de aspecto barroco ascendiendo a los cielos, y sobre su cabeza en las representaciones antiguas debería aparecer una aureola gracias a su santidad. Sin embargo, Bansky ha pintado una pistola.

El significado no está claro y está abierto a conjeturas e interpretaciones. Hay que tener en cuenta la religiosidad que envuelve toda la vida en Nápoles, por eso se puede pensar que la población la iba a juzgar como algo irreverente, sacrílego y que pronto la iba a repintar o borrar. Y más aún por su situación vecina a un pequeño altar con la imagen más tradicional de María, uno más de los cientos de altares callejeros que hay por las calles napolitanas.

Madonna con pistola ahora

Sin embargo no fue así. Ha pasado el tiempo y el grafiti permanece. Y no solo eso. Se ha protegido con una urna de vidrio, con una cámara de seguridad y hasta se le ha colocado una placa identificativa. ¿La razón? Para algunos es porque no ven una profanación de la imagen religiosa, sino una denuncia de que se debería seguir más el ejemplo de la Virgen. Otro motivo importante es evitar el ataque de vándalos y fanáticos, que siguen considerándola un insulto a sus creencias. No obstante, hay otro motivo clave. Es una pieza de arte muy valiosa, y no es raro que algunas obras de Bansky hayan sido arrancadas de las paredes para venderlas clandestinamente, de este modo la cámara y la urna la protegen, además de que se fomenta su aprovechamiento como un recurso turístico y artístico más en la ciudad.

Categorías: Pintura, Vanguardias Artísticas del siglo XX