Arte

Inicio Barroco, Pintura Paisaje con Eneas en Delos de Claude Lorraine

Paisaje con Eneas en Delos de Claude Lorraine

Publicado por A. Cerra

Paisaje con Eneas en Delos de Claude Lorraine

Claude Lorraine (1605/05 – 1682) pintó en diversas ocasiones capítulos de la historia de Eneas, el héroe de La Eneida escrita por Virgilio para contar los orígenes legendarios de la gran ciudad de Roma. Y sobre todo se recreó en esa narración durante los últimos 10 años de su vida.

En esos últimos cuadros le atrajo al pintor la posibilidad de representar escenas de la narración que no se habían llevado a la pintura con anterioridad. Además de que lo hace de un modo muy libre, sin seguir ningún orden respecto a la narración. Así que desde 1672 representa en varias ocasiones la vida de este viajero y superviviente que tuvo que abandonar Troya para llegar a la península Itálica donde fundaría Roma. Y la primera de esas telas es esta titulada Paisaje con Eneas en Delos que hoy está en la National Gallery de Londres.

Para entonces Lorraine es un consumado maestro de la pintura barroca y con estos cuadros muestra toda su capacidad artística y también su libertad creativa. No son fruto de un encargo, sino de su pasión por el poema de Virgilio, con el que de alguna manera se quiere igualar en grandeza de un modo más plástico.

Si bien, hay otro relato clásico que también le inspira. Son Las Metamorfosis de Ovidio, las cuales había ilustrado en varias ocasiones en años anteriores. Por eso seguro que conocía el pasaje de Ovidio donde se cuenta como huyó Eneas de Troya que era pasto de las llamas. De hecho, muchos investigadores piensan que este cuadro se inspira más en ese texto que en el de Virgilio.

Por ejemplo, ahí se cuenta que Eneas, representado en el cuadro con una túnica roja corta, lleva consigo las sagradas imágenes de los dioses, y va acompañado de su padre Anquises, vestido en el cuadro de azul y con barba, así como también está con su hijo Ascanio. Los tres habían huido y navegado hasta la ciudad de Delos, famosa por su templo de Apolo. Un lugar donde les recibió Anio (con túnica blanca en el cuadro), quien les enseño tanto el famoso templo como la ciudad y su casa. Además de los dos árboles sagrados de Delos, el olivo y la palmera, representación de los hermanos Apolo y Diana, hijos de Latona.

Si viéramos de cerca el cuadro de Claude Lorraine podríamos apreciar que en el frontón del templo del primer templo se recreó en pintar un relieve donde Diana y Apolo se enfrentan al gigante Tito, a quién matan como venganza por tratar de violar a su madre.

Por cierto, el templo con una cúpula que se ve más atrás, inmediatamente recuerda al Panteón de Roma, con lo que el pintor está plasmando el destino que le espera a Eneas en su viaje por el Mediterráneo.