Arte

Inicio Barroco, Pintura Fiesta campestre de Claude Lorrain

Fiesta campestre de Claude Lorrain

Publicado por A. Cerra

Este lienzo pintado al óleo data del año 1639, cuando lo realizó el pintor francés del Barroco Claude Lorrain, cuyo nombre era Claude Gelle.

En realidad, realizó varias versiones de este mismo tema de la Fiesta campestre o Fiesta aldeana, como aparecen en los diferentes catálogos. Y de esas distintas versiones, dos de ellas aparecen registradas en el Liber Veritatis, una especie de cuaderno o libro de registro donde este artista dibujaba los cuadros que él había hecho y había vendido. O sea un documento valiosísimo para los investigadores y que en la actualidad se conserva en el British Museum de Londres.

Fiesta campestre de Claude Lorrain

Fiesta campestre de Claude Lorrain

Además se sabe que Claude Lorrain pintó esta vista como pareja de otra obra, titulada Puerto de mar a la puesta de sol.

El tema en sí es recurrente a lo largo de la historia del arte, ya que son muchos los pintores que han realizado imágenes del mismo estilo a lo largo de los siglos y cada uno con los condicionantes históricos de su época y sus estilos locales. Es decir, dentro de este grupo podrían integrarse obras como el Concierto campestre del pintor renacentista italiano Tiziano, o La Danza de los campesinos del artista barroco y flamenco Rubens.

Y en el caso de Lorrain es que el tema de la dulce fiesta en la naturaleza fue un tema que le atrajo mucho, ya que le recordaba viejos mitos de la llamada Edad de Oro en la que se supone que el pueblo guardaba las virtudes más sencillas, y los artistas lo plasmaban en un situación tan idílica como esta imagen.

La influencia de la pintura flamenca es absolutamente innegable, con detalles compositivos muy característicos como es colocar árboles en el centro de la escena, y dando la sensación de lejanía tanto a la izquierda como a la derecha de la composición. Y en este caso para unir armoniosamente el prado donde están los personajes, como la lejanía coloca un puente como nexo de unión.

Es curioso apreciar que en esta obra es muy unitaria la forma de pintar el paisaje y las figuras, por lo que se piensa que en este caso fue el mismo quién pintó las figuras. Algo que no es demasiado habitual en sus obras, ya que Claude Lorrain consideraba que lo importante en su pintura era el paisaje, fuera natural o urbano, mientras que los personajes y las figuras eran algo totalmente secundario. Por esa razón solía recurrir a la colaboración de otros pintores para pintar a los humanos en sus cuadros.

Categorías: Barroco, Pintura