Arte

Inicio Pintura Procesión de la Madonna de Cimabue por Leighton

Procesión de la Madonna de Cimabue por Leighton

Publicado por A. Cerra

El verdadero título de esta obra es La célebre Madonna de Cimabue llevada en procesión por Florencia. Y se trata de un gran lienzo (237 x 521 cm) pintado al óleo por el artista inglés Frederic Leighton entre los años 1853 y 1855.

Estamos ante una obra que es muy del gusto de la época victoriana en Inglaterra. E incluso se da la casualidad de que cuando el cuadro se exhibió fue la propia reina Victoria la que la adquirió, razón por la cual pasó a formar parte de la colección real y de ahí, a la National Gallery de Londres donde se conserva en la actualidad.

Procesión de la Madonna de Cimabue, de Leighton

Procesión de la Madonna de Cimabue, de Leighton

Como decíamos Leighton (1830 – 1896) es un producto típico de la época victoriana. Un momento en el que gustaban mucho este tipo de obras de carácter antiguo, en las que abundaban o bien las temáticas mitológicas o las escenas de carácter italianizante. No hay que olvidar que dentro de este tiempo también surgió en Inglaterra el movimiento de los Prerrafelitas, con los que alguna vez se ha vinculado a Leighton.

Si bien, Leighton también trabajó la vertiente de aires orientales tan del gusto de la época, y de ahí algunas obras en las que se funden todas estas influencias, como por ejemplo puede ser su cuadro Sol ardiente de junio.

No obstante, este artista, que también fue Lord, es más académico. Y lo cierto es que su pasión por el arte clásico le llevó a viajar a Italia, así como también a Francia. Pero esa formación la utilizó para lograr una factura y estilo de carácter muy personal, y que con el tiempo le valió para ser integrante de la Royal Academy, donde incluso alcanzó la presidencia de esa institución.

Pero volviendo a la obra que aquí nos ocupa, la huella del arte italiano es indudable, y a algunos de sus artistas les dedicó sus obras como esta en la que evoca la Virgen en Majestad del maestro Cimabue, y otro lienzo en el que rinde homenaje a uno de sus artistas más admirados: La muerte de Brunelleschi.

En el cuadro de la procesión florentina, no solo recuerda a Cimabue, sino que también están presentes otros grandes maestros del Trecento y comienzos del Quattrocento como son el escritor Dante Alighieri, el escultor Nicola Pisano, el arquitecto y escultor Arnolfo di Cambio o el también pintor y arquitecto Giotto.

Fue una obra que de hecho pintó durante su estancia en la ciudad de Florencia, donde estudió en la Academia de las Artes. Un periodo vital en su formación, si bien luego también pasó una temporada en París donde conoció y conoció a pintores de varias generaciones como Dominique Ingrés, Eugene Delacroix, Camille Corot o Jean François Millet.

Categorías: Pintura