Arte

Inicio Gótica, Pintura Retablo de la Leyenda de San Miguel

Retablo de la Leyenda de San Miguel

Publicado por A. Cerra

El Museo del Prado de Madrid guarda este retablo de autor desconocido, pero que es una de las mejores obras de la pintura de estilo gótico internacional realizadas en España a mediados del siglo XV. La obra fue un retablo que narraba diversas escenas de la leyenda de San Miguel, y se compuso para un templo de la minúscula población de Arguis, a los pies de la cordillera de los Pirineos. De ahí que al pintor se le conozca como el Maestro de Arguis, al no tener más datos sobre él.

Retablo de San Miguel Arcángel del Maestro de Arguis

Como es habitual en esa época, la pintura es de carácter religioso, pero sobre todo tiene un espíritu narrativo y aleccionador. Se trata de contar la historia de ese santo e impresionar a los fieles que la contemplan, para lo cual no se duda en incluir elementos muy expresionistas, algo que el Maestro de Arguis domina a la perfección gracias a su fuerte colorido y que sabe generar escenas muy dinámicas, casi agitadas. Sobre todo en cuanto a los personajes, todos ellos muy gesticulantes y activos. Es fácil seguir el hilo de la acción y reconocer las intenciones de todos ellos.

Aquí se nos cuenta en seis tablas varios episodios claves en la hagiografía del Arcángel San Miguel. Y aunque el conjunto está incompleto, al faltar elementos tan importantes como la tabla central y la de la parte más alta, e incluso alguna escultura, sin duda estamos ante una obra gótica de gran interés.

Retablo de San Miguel Arcángel del Maestro de Arguis

En las dos calles laterales que se han conservado se nos cuenta como Gargano fue herido por el rebote de una flecha lanzada contra un toro que huía del rebaño. También vemos como se pesan las almas de los muertos y como luchan los ángeles rebeldes. Todo ello en un lateral. Mientras que en el otro, se ve que San Miguel vence al anticristo que trata de ascender a los cielos, también lo vemos apareciéndose al Papa San Gregorio sobre el castillo, y de nuevo apareciéndose en el monte.

En general el espíritu de cada una de esas escenas, siempre enmarcadas por las típicas arquerías góticas, es buscar la conmoción del espectador. Y para eso recurre a detalles muy explícitos, e incluso humorísticos en ciertos detalles. Sin duda es arte gótico internacional, pero los investigadores añaden que tiene unos tintes hispanos inconfundibles.

Retablo de San Miguel Arcángel del Maestro de Arguis

Y si bien, lo más destacado son las dos calles verticales con las escenas narrativas, también ha llegado hasta nuestros días la parte baja, donde se disponen seis tablas de manera horizontal. Es la predella y ahí parecen sentados otros tantos santos, todos ellos identificados por una inscripción. Son San Pablo, Santa Catalina, San Lorenzo, San Vicente, Santa Bárbara y San Pedro.

Categorías: Gótica, Pintura