Arte

Inicio Pintura, Renacimiento Retrato Julio II, Rafael de Sanzio

Retrato Julio II, Rafael de Sanzio

Publicado por Laura Prieto Fernández

El retrato de Julio II es una de las obras que más influencia ha tenido a lo largo de la historia del arte, el lienzo fue realizado por uno de los artistas claves del renacimiento italiano Rafael de Urbino (1483 – 1520).

Rafael de Urbino o Rafael de Sanzio como ha pasado a la historia es una de las figuras más relevantes de periodo renacentista. Nacido en la localidad de Urbino son pocos los datos que tenemos de su primera época, el artista nació en una familia inclinadas a las artes, su padre se había convertido en un pintor de cierto prestigio en la zona y podría haber sido con él con quién Rafael comenzara su formación. Con todo, parece ser que el de Urbino pudiera formarse en el taller de Perugino para trasladarse posteriormente a Florencia epicentro del arte quattrocentista. Hacia 1508 su trayectoria es tan relevante que el artista es convocado por el Pontífice de Roma en el Vaticano, Julio II le encomienda la decoración de las Estancias Vaticanas, un conjunto de habitaciones dispuestas en el palacio papal. El pontífice se muestra satisfecho con el trabajo de Rafael, muestra de ello es el hecho de que desde la muerte de Bramante el de Urbino pase a convertirse en el arquitecto encargado de la construcción de la Basílica de San Pedro y el pintor del Pontífice.

441px-Pope_Julius_II

En este contexto el artista realiza entre 1511 y 1512 un espléndido retrato del Papa que por su innovación sentará las bases de la tipología de un nuevo retrato papal. Hasta entonces ningún artista había representado al obispo de Roma sedente, Rafael opta por un sencillo retrato de pequeño o medio formato – tan sólo un metro de alto y ochenta centímetros de ancho- que muestra al papa sentado y cabizbajo, sumido en sus pensamientos y preocupaciones.

Se trata por lo tanto de un retrato intimista pero a la vez psicológico, por todos era conocido el genio y carácter del pontífice que pese a sus muchas preocupaciones aún trasmite en la obra de Rafael.

En el fondo se dispone un amplio cortinaje de color verde que resalta la figura papal y la dota de gran volumen. Especial cuidado puso el artista en la representación de la calidad táctil de las telas contrastando los tejidos y en la sedosa barba que luce el pontífice.

Parece ser que el retrato de Julio II fue encargado por el mismo pontífice junto con el óleo de la Madonna del Loretto, ambos se guardaron en la iglesia de Santa Maria del Popolo donde se reservaban para su exhibición los días de fiesta debido a la gran aceptación por parte del público que ambos tuvieron. Las numerosas copias que surgieron entre los discípulos y admiradores de Rafael hizo que durante mucho tiempo no se conociera con exactitud donde se encontraba el retrato original, estudios realizados ya en pleno siglo XX parecen identificar que el retrato original se encuentra en la National Gallery de Londres y no en la Galería de los Uffizi como se venía pensando hasta entonces.

Categorías: Pintura, Renacimiento