Arte

Inicio Pintura, Renacimiento Santa Magdalena y Magdalena de Borgoña del Maestro de Moulins

Santa Magdalena y Magdalena de Borgoña del Maestro de Moulins

Publicado por A. Cerra

Esta obra que hoy posee el Museo del Louvre de París originalmente tuvo que ser la tabla izquierda de un tríptico más amplio. Pero solo ha llegado hasta nosotros esta parte. Al igual que tampoco se puede identificar a ciencia cierta a su autor, por ello la obra siempre se atribuye al llamado Maestro de Moulins, un pintor francés de estilo flamenco que trabajó a finales del siglo XV, y al que se le adjudican otras obras de estilo semejante en las que aparecen santos y los retratos de personajes aristocráticos representados como donantes, tal como ocurre aquí con Santa Magdalena y doña Magdalena de Borgoña.

Santa Magdalena y Magdalena de Borgoña del Maestro de Moulins

A lo largo del tiempo, los estudioso han querido identificar este pintor con otros de nombre conocido como Jean Prevost, Jean Perreal o Jean Hay en los últimos tiempos. Respecto a este Hay parece más plausible, pero todavía no hay consenso absoluto respecto a la cuestión, así que se le sigue llamando Maestro de Moulins.

Y, ¿por qué de esa manera? Porque su gran obra es el retablo que hizo para la Catedral de Moulins por encargo del duque Pedro II de Borbón y su esposa Ana de Beaujeau, que aparecen respectivamente con San Juan y San Pedro.

No obstante para muchos historiadores la tabla de Santa Magdalena puede considerarse de calidad superior. Es una obra también posterior, en torno al año 1490. Y hay muchos detalles de interés.

Por ejemplo, si nos fijamos en el color de la tez de ambas mujeres, parece haber un mensaje. En la santa, orando y con las ropas negras, la cara es un color de marfil. Mientras que la joven, más alta y con ropas más coloridas tiene una cara sonrosada, algo que se puede interpretar como la representación de un ser ya en otro mundo y el de una mujer más terrenal.

Por otra parte, también hay un tratamiento distinto en las miradas. La de la santa parece más concentrada, más profunda e incluso más noble, mientras que en la mujer joven todo se antoja más vulgar. Hasta en el gesto plasma una actitud más superficial y egoísta, al contrario que la santa que está rezando devotamente. De hecho, la imagen aquí de Santa Magdalena se puede comparar con las de las Vírgenes que también se sabe que pintó el Maestro de Moulins, ya que se le ha atribuido una hermosa imagen de La Natividad. Y hasta la pose de una mujer orando con las manos juntas es igual que la postura y actitud de María en el citado retablo de la catedral de Moulins, cuya tabla central es una Virgen con el Niño, más joven que nuestra Santa Magdalena pero con la misma carga espiritual.

Categorías: Pintura, Renacimiento