Arte

Inicio Barroco, Pintura Solón ante Creso de Honthorst

Solón ante Creso de Honthorst

Publicado por A. Cerra

Este cuadro del pintor flamenco Gerrit van Honthorst (1590 – 1656) lo realizó en el año 1624 y hoy forma parte de la colección del Museo de Hamburgo en Alemania. De hecho, de este artista hay cuadros de calidad en muchos museos de Europa. Y es que fue un trabajador incansable que legó muchas obras, que además estaban bastante cotizadas en su tiempo.

Solon ante Creso de Gerrit van Honthorst

Desde su ciudad natal, Utrecht, se fue un tiempo a Italia, donde se convirtió en un auténtico pintor caravaggista, aunque él no lo conoció en vida, ya que llegó a Roma en 1610, y para entonces hacia un año que había muerto Caravaggio. Sin embargo, le fascinó su arte y el estilo de luces y oscuridades que había creado. Algo que aplicó durante toda su vida a su variada producción pictórica que incluye tanto obra religiosa, como retratos o escenas populares de aires tabernarios, así como pintó también pintura de carácter histórico como esta que os mostramos a aquí.

Nos presenta una escena en la que el rey Creso recibió al gran sabio griego Solón en su corte de la ciudad de Sardes. Creso está considerado como uno de los reyes más ricos que hubo en la Antigüedad, de hecho los historiadores y arqueólogos han confirmado que en su reino de Lidia se inventaron las primeras monedas dada la riqueza en oro y plata que poseían.

El caso es que Creso invitó a Solón, y tal y como vemos en la pintura de Honthorst le enseñó muchos de tesoros. Y tras eso le preguntó quién creía que era el hombre más feliz de la tierra. A lo que el sabio respondió dando el nombre de gente humilde que había vivido con dignidad y había muerto dejando algo a los suyos. Desde luego aquello no satisfizo a Creso y el sabio le explicó que nadie podía juzgar su felicidad hasta la hora de la muerte y que desde luego no se podía medir solo por sus riquezas y posesiones. Una frase que aquel rey recordaría toda la vida, o al menos así los cuentan diferentes historiadores de la Antigüedad como Heródoto o Jenofonte.

Se cuenta que Creso fue apresado por su enemigo, Ciro II de Persia y cuando este se preparaba para matarlo, entonces Creso recordó las palabras de Solón y se las comentó a Ciro, de manera que no solo le hizo reflexionar, sino que le perdonó la vida a su oponente y lo convirtió en su asesor.

No obstante hay que decir que todos estos hechos, aunque lo relaten total o parcialmente historiadores de la Antigüedad no están completamente acreditados. Por ejemplo, se piensa que Solón pudo fallecer incluso un año antes de que Creso accediera al trono en el 560 antes de Cristo. Pero hay muchos datos que si hay corroborado la historia, como la gran riqueza de su reino, la creación de monedas o la conquista de esta región por parte de Ciro II.

Categorías: Barroco, Pintura