Arte

Inicio Impresionismo, Pintura Tejados Nevados, Caillebotte

Tejados Nevados, Caillebotte

Publicado por Laura Prieto Fernández

Conocida como Tejados bajo la Nieve o incluso como Vista sobre los tejados efecto nieve, la obra que aquí analizamos es una de las pinturas más conocidas y destacadas del artista Gustave Caillebotte. Aunque es cierto que el pintor participó en algunas de las exposiciones del grupo impresionista, Caillebotte no está considerado plenamente como uno de los miembros del grupo o no al menos, como una de las figuras más representativas del mismo. Sin embargo su pintura presenta algunas de las características más comunes de este movimiento pictórico que el artista conjuga con grandes dosis de realismo y sobre todo con un paisaje urbano que le sirve para ambientar muchas de sus pinturas.

Cuadro-de-Vista-de-los-tejados-nevados-de-Caillebotte-i159

Gustave Caillebotte (1848 – 1894) fue un pintor parisino que además se dedicó al mecenazgo y a la realización de exposiciones. Miembro de una familia acomodada, la herencia de familiar le permitió dedicarse por completo a la pintura a pesar de no vender demasiados lienzos y que al final de su vida la mayor parte de su colección la conservase su familia.

A mediados de la década de los setenta el artista presentó a los salones oficiales una de sus obras más conocidas, Los acuchilladores de parqué, el lienzo fue rechazado y un año después presentado en la exposición organizada por los impresionistas junto con otras ocho obras más del artista.

La obra que aquí nos ocupa fue pintada por el pintor a finales de esa misma década, en torno al año 1878 con motivo de la cuarta exposición impresionista, en la que Caillebotte participó nada menos que aportando veinticinco lienzos. No obstante la pintura no fe vendida durante la exposición y una vez que el artista hubo fallecido su hermano la donó al Museo de Luxemburgo desde donde pasó a la colección del Louvre y luego a la Galería Nacional del Juego de Pelota hasta que finalmente recabó en el Museo de Orsay donde se puede visitar en la actualidad.

El artista nos presenta en esta obra un óleo sobre lienzo de pequeño formato que apenas supera los ochenta y dos centímetros de ancho y los sesenta y cuatro de altura en el que se representan los tejados nevados de la capital francesa. Por sí mismo París siempre ha sido una notable fuente de inspiración para los artistas, ya sean pintores, escultores o incluso músicos pero en numerosas ocasiones los artistas ni siquiera han necesitado captar en sus pinturas los monumentos más insignes de la ciudad sino que tan sólo con sus tejados se puede reflejar el espíritu de una ciudad cosmopolita e innovadora.

De esta manera el artista representa desde lo alto de un céntrico edificio los tejados de los edificios circundantes, también se puede observar alguna que otra chimenea salpicando la escena urbana y a lo lejos las copas de algunos árboles. El blanco de la nieve lo inunda todo y las formas desdibujadas y poco esbozadas marcan la tónica general del lienzo en una pintura muy impresionista basada en la pincelada suelta.

Categorías: Impresionismo, Pintura