Arte

Inicio Arquitectura Castillo de los Duques de Bretaña

Castillo de los Duques de Bretaña

Publicado por A. Cerra

El Castillo de los Duques de Bretaña es el gran monumento de la ciudad de Nantes y se integra en el conjunto de Castillos del Loira al que pertenecen otras joyas históricas y artísticas de las que ya os hemos hablado en alguna otra ocasión como el Castillo de Chambord o el de Chonenceau. De hecho el castillo de Nantes se construyó en el siglo XIII en las mismas orillas del río Loira, cuyas aguas alimentaban los fosos que rodeaban la fortaleza.

Castillo de los Duques de Bretaña en Nantes

No obstante, el aspecto actual es bien distinto de esos orígenes medievales ya que paulatinamente se fue transformando en una elegante residencia palaciega para los duques bretones. Algo que alcanza su cenit con la reconstrucción que se llevó a cabo en la segunda mitad del siglo XV, cuando se convierte en un verdadero palacio renacentista en el interior, con el aspecto externo de una fortaleza militar. De hecho a simple vista se puede ver esa doble intencionalidad, con dos presentaciones bien distintas. Por un lado una fachada blanca de piedra toba y de aspecto muy refinado que se ve desde la patio interno. Mientras que hacia la ciudad, o sea desde el exterior del conjunto, llaman la atención las grandes murallas recorridas por el camino de ronda en la que se levantan hasta siete torres de piedra granítica y pizarra.

Hoy en día, tras una profunda restauración se sigue viendo claramente ese doble espíritu en su arquitectura, el militar y el palaciego. Por ejemplo, se conservan los vestigios de la Torre Nueva, que paradójicamente es lo más antiguo del conjunto del siglo XIII. Pero hay otras torres que nos dan una idea de la evolución de los armamentos a lo largo de la historia, ya que hay diferencias importantes entre las Torres de la Palanca y la Panadería del siglo XV, con la llamada Torre de los Jacobinos ya adaptada a las armas de fuego.

Mientras que el interior tiene estancias que no solo fueron la morada de los duques de Bretaña, sino también de los reyes de Francia. Así que hay un buen repertorio de elementos decorativos en estancias como la llamada Gran Casa, o las salas denominadas el Gran Gobierno y el Pequeño Gobierno, además de otros ámbitos menos protocolarios y más funcionales.

De hecho, es casi milagroso el buen estado del conjunto, ya que el Castillo de Nantes tras ser abandonado por parte de la aristocracia, fue durante un tiempo fuerte militar, e incluso durante la Segunda Guerra Mundial, el ejército alemán estableció aquí unos de sus cuarteles y arsenales en esta zona de la Francia ocupada. Llegando a construir aquí un búnker. Por eso todo el conjunto ha sido objeto de profunda restauración que no se concluyó hasta la apertura del monumento al público en 2007.

Categorías: Arquitectura