Arte

Inicio Arquitectura Estación de Gran Central (NY) de Guastavino

Estación de Gran Central (NY) de Guastavino

Publicado por A. Cerra

El arquitecto español Rafael Guastavino Moreno (1842 – 1908) fue un emigrante que llegó a Nueva York en 1881, y ya nunca abandonó los Estados Unidos, donde creó algunos de sus edificios más emblemáticos, especialmente en Nueva York, donde hay un tipo de bóvedas con su nombre: “las bóvedas guastavino” y que se pueden ver en lugares como la Gran Central Station y su bar Oyster, o sitios tan simbólicos como el vestíbulo de la isla de Ellis, por donde pasó el propio Guastavino a su entrada en el país, como un emigrante más, pero que años después sería el encargado de remodelar este lugar que siempre era el primero que veían los recién llegados a EE.UU.

Gran Central Terminal de Nueva York

Gran Central Terminal de Nueva York

Sala de registro de Ellis Island

Sala de registro de Ellis Island


Guastavino provenía de una familia valenciana de constructores. Si bien pronto se trasladó a Barcelona para estudiar y recibir sus primeros encargos, entre ellos la fábrica Batlló propiedad de la misma familia que encargaría a Gaudí la Casa Batlló. Otro de sus encargos allí fue el Teatro de la Massa en Vilasar de Dalt, pero esta obra ya no la vio concluida, porque en 1881 emigró con toda su familia.

Es cierto que su esposa y parte de sus hijos fueron a Argentina, mientras que él se quedó en Nueva York con el menor de sus hijos y la niñera, que por aquel entonces era su amante. A esa agitada vida amorosa hay que sumarle sus aventuras económicas, ya que para hacer este viaje tuvo que hacer una estafa, motivo por el cual ya no podía volver a España.

Allí tras unos comienzos difíciles, acabó triunfando con sus sistemas de construcción de bóvedas de ladrillo. Un sistema que hoy se ve en la estación Gran Central o en la isla de Ellis, pero también en la Catedral de Saint John The Divine, el Museo de Historia Natural, el Carnegie Hall y otros muchos edificios neoyorquinos. En total diseñó 360 edificios en Nueva York, unos 100 en Boston, más los de Washington, Philadelphia o Baltimore, donde falleció.

Bóveda de The Oyster Bar en Grand Central Terminal

Bóveda de The Oyster Bar en Grand Central Terminal

A su muerte dejó una empresa asentada que heredó su hijo, la Guastavino Company, y que perduró hasta el año 1962, cuando ya se habían construido más de un millar de edificios, especialmente en Estados Unidos, pero también en Canadá, Cuba o India. Con obras tan importantes como las Universidades de Yale o Berkeley, el Museo Metropolitan de NY, los Archivos donde se custodia la Declaración de Independencia o la Reserva Federal de los Estados Unidos.

Categorías: Arquitectura