Arte

Inicio Arquitectura, Románica Iglesia de San Cataldo de Palermo

Iglesia de San Cataldo de Palermo

Publicado por A. Cerra

Iglesia de San Cataldo de Palermo

La isla italiana de Sicilia ha sido invadida a lo largo de su historia por numerosos pueblos y civilizaciones. Fruto de ello es su peculiar cultura, su lengua y también su arquitectura, donde hay una mezcla de influencias increíble. Buena muestra de ello son sus edificios que fusionan las formas del arte árabe y el normando, que dan como resultado un peculiarísimo arte románico. Ya hemos visto alguna muestra de ello, como la Catedral de Monreale. Y hoy vamos a hablar de otro ejemplo, la iglesia de San Cataldo en la ciudad siciliana de Palermo, la cual en la actualidad ya no se usa para el culto, lo cual no le resta ni un ápice de interés.

Los historiadores ubican su construcción a mediados del siglo XII, más concretamente entre los años 1154 y 1160, ya que se trataría de un templo auspiciado por el almirante Maione de Bari, quien tendría a su lado el palacio (hoy desaparecido), y casi usaría la iglesia de San Cataldo como capilla privada. La cual dedicó a un santo muy venerado en su región natal de Apulia.

Si se contempla desde fuera el edificio parece bastante simple. Es un gran paralelepípedo, y en él tan solo destacarían sus tres cúpulas superiores, las cuales se levantan sobre un tambor, tan apenas visible desde la calle. Una arquitectura muy fácilmente vinculable con construcciones fatimíes del siglo XII.

Por fuera tan solo destacan unos pocos vanos, con arcos ligeramente apuntados y que se corresponde con las tres naves del interior. Además de otras ventanas en la zona del ábside. Estando todas ellas cubiertas por celosías. Por otro lado, la fachada también es sumamente simple con un gran portalón abierto con un arco, también ligeramente apuntado.

No puede ser un exterior más sencillo. Algo que se prolonga en las paredes del interior, si bien no tanto en el suelo donde llama la atención el mosaico que lo cubre. Eso si se mira hacia abajo, pero cuando se llega al transepto también la mirada se dirige hacia la tres cúpulas de este espacio, todas ellas elevadas sobre una base cuadrada que tiene en sus esquinas semicúpulas que transforman la forma en un octógono.

Interior de San Cataldo

En definitiva es un espacio de tres naves y tres ábsides dominado por la sencillez. Y pese a su apariencia de atmósfera árabe, se concibió y se usó como iglesia cristiana durante siglos. Concretamente desde su fundación hasta el año 1787. En esa fecha fue desacralizada y a partir de ahí el inmueble ha tenido varios usos. Por ejemplo fue oficina de correos durante unos años del siglo XIX. Por cierto el mismo siglo en el que fue profundamente restaurada. Aunque nunca se ha vuelto a usar con fines religiosos, y hoy es básicamente un espacio turístico en Palermo.