Arte

Inicio Arquitectura Iglesia de San Nicolás de Hamburgo

Iglesia de San Nicolás de Hamburgo

Publicado por A. Cerra

Como las cinco principales iglesias de esta ciudad del norte de Alemania, el templo de San Nicolás era de la religión protestante.
En concreto, la iglesia de San Nicolás se construyó en estilo neogótico, y tiene el mérito de que entre los años 1874 y 1876 fue el edificio más alto del mundo. E incluso hoy, estando en ruinas, es la segunda construcción más alta de Hamburgo. Sí. Porque la iglesia de San Nicolás está en ruina, por lo tanto no es un lugar de culto religioso aunque se mantiene como lugar conmemorativo y sobre todo como una grandiosa obra de arquitectura.

Aguja de San Nikolai de Hamburgo

Aguja de San Nikolai de Hamburgo

Su aspecto actual es fruto de tres hechos. En primer lugar, los devastadores bombardeos aéreos que sufrió la ciudad de Hamburgo durante la Segunda Guerra Mundial. A eso hay que sumarle las demoliciones que se llevaron a cabo unos años después para evitar problemas de seguridad. Y por último, en los años 90 del pasado siglo XX se realizaron trabajos de restauración para consolidar todo el conjunto.

En este mismo emplazamiento estuvo una de las primeras iglesias de Hamburgo. Primero en madera. Posteriormente en el siglo XIV se construyó un edificio gótico. Pero aquel templo se incendió. Y no fue hasta mediados del siglo XIX cuando se construyó el templo que hoy muestra su estructura.

Su arquitecto fue el inglés George Gilbert Scott, partidario del estilo neogótico y experto restaurador de templos medievales. No en vano en su Gran Bretaña natal había trabajado nada más y nada menos que en la Abadía de Westminster o las Catedrales de Salisbury o de Ely.

Así que el fue el elegido para llevar a cabo esta imponente obra, para la cual creó un diseño de una nave que alcanzaba los 86 metros de largo y que se cubría con una bóveda a casi 30 metros de altura. Es decir, fue una obra de grandes proporciones, no en vano las obras se dilataron desde el 1846 hasta el 1863. Y para acabar la aguja de la torre todavía hubo que esperar unos años más, ya que no se acabó hasta el 1874 cuando se elevó hasta los 147,3 metros. Una altura que fue superada en el planeta dos años después cuando se acabó la Catedral de Ruan, en Francia

Antes y ahora de la iglesia de San Nicolás

Antes y ahora de la iglesia de San Nicolás


Precisamente semejante altura la convirtió en un fantástico punto de referencia para los bombardeos de los aliados en la II Guerra Mundial. Y sin embargo, aunque se derrumbó parte de la nave a consecuencia de los episodios bélicos, la torre se mantuvo en pie y así como muchos muros del templo.

Categorías: Arquitectura