Arte

Inicio Arquitectura, Roma Odeón de Herodes Ático

Odeón de Herodes Ático

Publicado por A. Cerra

Este pequeño teatro se encuentra en la Acrópolis de Atenas, pero a diferencia de la gran mayoría de restos arqueológicos que se encuentran en esta colina de la capital griega, en este caso estamos ante un edificio construido por los romanos.

En realidad, este espacio teatral se construyó en el año 161 por orden de Herodes Ático y se sitúa en las faldas de la colina, muy cerca de los restos de otros dos teatros de época griega: el Teatro Dioniso y otro Odeón mandado construir en el siglo V antes de Cristo por el gran gobernante Pericles.

Odeón de Herodes Ático

Odeón de Herodes Ático

En concreto, el Odeón Herodes Ático es de un tamaño reducido, ya que su estructura se basa en un hemiciclo de unos 38 metros de diámetro. Un tamaño que en origen permitió que estuviera cubierto por un tejado de madera de cedro, al menos la zona del graderío. Algo que permitiría que fuera usado a lo largo de todo el año para su función principal: la celebración de espectáculos de canto y de música, ya que la palabra griega “ode” significa canto.

La fachada del odeón se construyó a partir de arcadas de medio punto y nichos rectangulares, y originalmente se encontraría flanqueada por diferentes estatuas que se han perdido con el paso de los siglos. En el centro de esta fachada existía un porche abovedado que poseía tres entradas que se comunicaban con otras tantas puertas que se abrían directamente al escenario.

La zona donde actuaban los artistas es la denominada escena. Se trata de un espacio de unos 35 metros de longitud por unos nueve de profundidad, y se eleva más o menos un metro desde el suelo. Toda la escena tenía en su fondo y sus lados columnatas que servían como telón de fondo para las representaciones y también les servían a músicos y cantantes para elevarse a zonas superiores para desarrollar su actuación, generalmente cuando representaban a figuras de dioses.

Delante de la escena se ha conservado el espacio de la orquestra, donde todavía se mantiene su enlosado original, construido a partir de materiales nobles como mármol y cipolino.

Y por último se encuentra la cavea, el graderío que llegaba a tener una capacidad de hasta 5.000 espectadores. Unos espectadores que se disponían en 32 filas que se elevaban gracias a la existencia de contrafuertes estructurales. Y en la parte superior había un largo pasillo que recorría todo el hemiciclo y que unía las escaleras de los laterales.

En definitiva, el Odeón de Herodes Ático es una construcción propiamente romana por su momento de levantamiento y por quiénes fueron sus promotores. Sin embargo, su estructura es muy similar a las de los teatros griegos anteriores.

Categorías: Arquitectura, Roma