Arte

Inicio Arquitectura, Gótica Ponte Vecchio de Florencia

Ponte Vecchio de Florencia

Publicado por A. Cerra

El Ponte Vecchio de Florencia o Puente Viejo es uno de los monumentos más visitados dentro de esta ciudad italiana. Y además se trata de uno de las pocas construcciones monumentales florentinas que no son de la época del Renacimiento. De hecho es el puente más antiguo de Florencia y data de la Edad Media, del siglo XIV.

Ponte Vecchio de Florencia

Ponte Vecchio de Florencia

Especialmente es de esa época su aspecto actual, ya que en el año 1345 Neri di Fioravante lo dotó de la estructura de tres airosas arcadas de arcos rebajados sobre las aguas del río Arno. En realidad, se podría considerar un puente medieval más si no fuera por dos peculiaridades que lo convierten en un puente especial, y considerado una verdadera obra de arte.

En primer lugar por el excelente estado de conservación en el que ha llegado hasta nuestros días, y eso pese a que el río Arno posee un caudal bastante irregular y en numerosas ocasiones conlleva crecidas descomunales que en diferentes fechas han inundado por completo el centro histórico de la ciudad, y por supuesto también el propio Ponte Vecchio. A estos daños habría que sumar el incesante paso de turistas todos los días del año sobre el puente. Y pese a ello la robustez de su fábrica ha aguantado bien todos esos inconvenientes.

Y en segundo lugar, la característica que lo convierte en una construcción sumamente particular es la presencia de casas y negocios en sus dos laterales. Estas casas ya se concibieron en los mismos orígenes del puente, si bien las casas construidas en el siglo XIV eran de un aspecto mucho más regular que el actual, y es que el paso de los siglos hizo que sus propietarios y sus diferentes ocupaciones fueran construyendo diferentes estancias voladas sobre el propio río y saliéndose de los márgenes estructurales del puente, lo cual le confiere el pintoresquismo actual.

Además en el siglo XVI, el arquitecto renacentista Giorgio Vasari construyó sobre las propias edificaciones el Corredor Vasariano que servía de paso a los Medicis para desplazarse desde el Palacio de la Signoria y las estancias de la actual Galeria de los Uffizi hasta el cercano Palacio Pitti, sin que estos relevantes personajes tuvieran necesidad de mezclarse con la plebe a pie de calle. Y no sólo eso, ese corredor se adornó con numerosas obras de arte, lo que hace que el Corredor Vasariano sea otro de los muchos museos de Florencia.

Y no acaban aquí los vínculos del Ponte Vecchio con el arte con mayúsculas, ya que en la actualidad en el centro del puente se encuentra un busto realizado en 1900 en honor del escultor Benvenuto Cellini, quien también fue un importante orfebre en su época, y de alguna manera es el inspirador para los joyeros que la actualidad ocupan las viviendas del Ponte Vecchio.

Categorías: Arquitectura, Gótica