Arte

Inicio Arquitectura Santuario de Las Lajas

Santuario de Las Lajas

Publicado por A. Cerra

Viendo la imagen del Santuario de Nuestra Señora del Rosario de Lajas bien se podría pensar que se trata de un templo de estilo neogótico ubicado en algún país montañoso de Centroeuropa. Y sin embargo no es así. Esta construcción con esas formas que recuerdan a la arquitectura gótica medieval aunque con notas mezcladas de estilos posteriores se halla en Colombia. En una zona también montañosa, aunque en este caso integrada en la parte norte de la cordillera de los Andes.

Santuario de Las Lajas en Colombia

Concretamente el Santuario de Las Lajas se halla en el municipio colombiano de Ipiales, dentro del cañón del río Guaitara, formando parte del departamento de Nariño y a escala distancia de las tierras de Ecuador. De hecho es un templo muy venerado en ambos países desde sus orígenes.

Unos orígenes que se remontan a comienzos del siglo XVIII, cuando la leyenda cuenta que una niña indígena sordomuda recuperó la voz al ver la imagen de la Virgen iluminada de forma milagrosa sobre estas rocas. A partir de ahí se extendió el culto.

Primero se construyó una modesta choza a modo de ermita casi improvisada. Más tarde se levantaría una capilla con ladrillo. La cual posteriormente se amplió y duró hasta bien entrado el siglo XIX. E incluso se construyó entonces el puente sobre el barranco. Sin embargo, lo que hoy vemos es más moderno.

Durante la primera mitad del siglo XX se levantó el santuario que vemos en la actualidad. Una construcción impresionante, sobre todo por su emplazamiento. Se eleva sobre el propio puente que une ambas orillas del barranco. Sobre él están las tres naves del templo y una torre que alcanza una altura de un centenar de metros.

La construcción se inspira claramente en el estilo gótico y de alguna forma recuerda a las grandes catedrales francesas y españolas, como las de Burgos o León. No faltan ninguno de los elementos típicos de estas construcciones. Están los arbotantes, los arcos apuntados, los pináculos, los rosetones, las vidrieras, etc. Lo que no está es la típica girola con capillas laterales. De hecho, aquí la cabecera de tres ábsides está excavada en la roca natural. Y también llama la atención que los arquitectos hasta proyectaron una cripta de aspecto románico en su parte subterránea, integrada en los arcos del puente.

Así que nos encontramos esta construcción tan típicamente europea pero en un paisaje andino y rodeada con unas costumbres propias y con veneración fervorosa por parte de los lugareños. Basta ver las grandes donaciones que le han hecho al templo, las continuas peregrinaciones que recibe o su entorno rodeado de plegarias, exvotos y ofrendas hechas por los fieles.

Categorías: Arquitectura