Arte

Inicio Arquitectura, Egipto Templo de Aton

Templo de Aton

Publicado por A. Cerra

Este templo situado en la ciudad egipcia de Tell El Amarna representa un momento histórico que de alguna forma es como un paréntesis en el desarrollo político y religioso del Antiguo Egipto.

El templo fue concebido y promovido por el faraón Amenofis IV, que en realidad se hizo llamar a sí mismo Akenatón, ya que promulgó que Atón iba a pasar el principal y único dios de las creencias egipcias. Este gobernante de la XVIII Dinastía, cuyo reinado se desarrolló entre el 1353 y el 1334 antes de Cristo, quiso instaurar una religión monoteísta con este dios en solitario, algo que contrasta enormemente con el inmenso panteón de dioses egipcios de los faraones anteriores. Y lo cierto es que su intento no fructificó ya que a su muerte, se volvió a los ritos y creencias más ancestrales.

Templo de Atón en la actualidad

Templo de Atón en la actualidad

Este templo se iba a convertir en el principal de esta deidad, situándolo en la capital de su imperio, Amarna, y donde el propio faraón se hizo enterrar.

Atón es el disco solar. Antes de eso se consideraba que el sol era la sede del dios. Pero ahora se hace tangible, de alguna forma más cercano al conocimiento humano. Y lo cierto es que va a aparecer en la mayoría de representaciones artísticas de la época, como es el caso del famoso Relieve de Akenatón y Nefertiti, hallado también en Amarna.

El faraón Akenatón promueve una especie de igualdad con la deidad, concibiendo una relación más directa con el dios, más coloquial y humana, y sin tantos intermediarios, como se hacían necesarios en los cultos religiosos establecidos. Lo cierto es que esto implicaba un grave daño a las clases sociales relacionadas con los templos y los sacerdotes, y su intento no tuvo ningún éxito, y a su muerte, se volvió radicalmente a las fórmulas anteriores, de ahí que al comienzo dijéramos que su reinado fue una especie de paréntesis en la historia del Antiguo Egipto.

Y en cuanto a sus realizaciones arquitectónicas, tampoco dejaron especial huella, y en esencia se basa en las tradiciones de los templos anteriores.

Reconstrucción del templo de Atón

Reconstrucción del templo de Atón

El estudio de los restos arqueológicos que han llegado hasta nuestros días nos permite asegurar que se trataba de un conjunto formado por seis espacios sucesivos. En cada uno de ellos había mesas para ofrendas. En realidad se ven los vestigios de muchas mesas de ofrendas, ya que se quería que todo el mundo pudiera hacerlas, e incluso las había en el exterior del templo, en todo su alrededor.

Y las dos últimas estancias eran el santuario del templo propiamente dicho. Aquí es donde oficiaba el faraón, que además del gobernante del reino era el Sumo Sacerdote de su pueblo.

Categorías: Arquitectura, Egipto