Arte

Inicio Arquitectura, Egipto Templo de Kom Ombo

Templo de Kom Ombo

Publicado por A. Cerra

El templo egipcio de Kom Ombo en la actualidad no se encuentra en su emplazamiento original, ya que fue íntegramente desplazado de su lugar inicial para que no lo destruyeran las aguas del Nilo tras la construcción de la presa de Asuán. Un minucioso traslado que se practicó en diversos templos del Antiguo Egipto, entre los cuales el más famoso es el de Abu Simbel.

Templo de Kom Ombo

Templo de Kom Ombo

De este modo hoy en día el templo de Kom Ombo se halla en un lugar privilegiado, suspendido sobre la orilla izquierda del Nilo, y para muchos es la mejor ubicación de todos los templos egipcios.

En el caso de Kom Ombo se trata de una construcción de la época ptolemaica. Y tiene la particularidad de que se concibió en honor a dos dioses. Por un lado Harwer u Horus el Viejo, y por otro Sobek, el dios del Nilo que tiene cabeza de cocodrilo.

Curiosamente ambas deidades compartían las cámaras de culto, sin embargo tenían sus santuarios diferenciados e incluso cada uno contaba con su propia ruta procesional. Por eso hay muchos elementos típicos de la arquitectura egipcia que aquí los vemos por duplicado.

Por ejemplo, tiene un doble amurallamiento que crea una galería interior y otra exterior. En la exterior es donde se concentraba el mayor número de peregrinos que acudían en busca de curaciones. Por eso se han conservado muchos dibujos realizados por estas personas.

El centro de culto está situado detrás de los santuarios. Allí se ve un pequeño nicho, flanqueado por las esculturas de Harwer y Sobek, y en el muro se ven orejas talladas, que cumplían la función de que los dioses pudieran oír las súplicas de sus fieles.

Lógicamente, por la antigüedad del templo, éste no ha llegado íntegro hasta nuestros días, y muchas de las cámaras rituales se han perdido a lo largo de siglos de historia. No obstante, todavía se puede admirar la proporcionada sala hipóstila, habitual en prácticamente todos los templos del Egipto de los Faraones que han llegado hasta el presente, como por ejemplo los de Luxor o Karnak.

Cuando los arqueólogos trabajaron en el templo de Kom Ombo descubrieron una interesante curiosidad. Se trataba de una serie de criptas subterráneas cercanas a los santuarios. Y allí hallaron diversos cocodrilos momificados. No hay que olvidar que Sobek era el dios del río y su cabeza era de este animal. Algunas de esas momias todavía se pueden contemplar expuestas en la Capilla de Hathor, situada al este del templo.

Y además también se halló un pozo circular con escaleras de acceso, conectado a una cisterna y foso rectangular. Lo que ha hecho pensar que quizás aquí se mantenía con vida a esos cocodrilos que tenían una función ritual.

Categorías: Arquitectura, Egipto