Arte

Inicio Escultura, vanguardia El Cielo de las Delicias de Jan Fabre

El Cielo de las Delicias de Jan Fabre

Publicado por A. Cerra

Estamos ante una obra contemporánea realizada en el año 2002 por el artista belga Jan Fabre, nacido en 1958 en la ciudad de Amberes y que en la actualidad es uno de los artistas más cotizados en sus múltiples facetas (escultor, diseñador, coreógrafo, dramaturgo o excelente dibujante usando bolis BIC, tal vez su faceta más popular). Tanto es así que ha sido el primero artista vivo que ha llegado a tener obra expuesta de forma individualizada en el Museo del Louvre de París.

Salón de los Espejos del Palacio Real de Bruselas

Salón de los Espejos del Palacio Real de Bruselas

Sin embargo esta creación que él mismo llamó El Cielo de las Delicias supone un extraño hito en la historia del arte. Y lo es por varias razones. En primer lugar por su emplazamiento. Se halla ni más ni menos que en el Salón de los Espejos del Palacio Real de Bruselas.

Un lugar donde esta obra contemporánea se ha instalado de forma permanente y no como otras creaciones vanguardistas que se exponen de forma temporal en los grandes palacios europeos, tal es el caso de la Waterfall que durante un verano se vio en el Palacio de Versalles.

Y el segundo motivo que convierte a esta obra en un hecho excepcional es el material que empleó el artista para su elaboración. Un material que no fue otro que las carcasas de más de millón y medio de escarabajos originarios de Tailandia. En realidad, Fabre ha usado a lo largo de su carrera en varias ocasiones insectos, así como otros materiales orgánicos y propios como la sangre o el esperma.

Pues bien en este caso, él y 29 ayudantes emplearon unos tres meses en ir pegadando las carcasas de estos coloridos escarabajos siguiendo los dibujos previos que había hecho el artista, como no realizado con bolígrafo azul.
Antes de eso el artista tuvo que elegir este tipo de escarabajo en concreto, Sternocera, que no está protegido y abunda en muchos países. De hecho en Tailandia incluso se comen.

El motivo para elegirlos fue que se supone que su color nunca se apagará al incluir entre sus materiales químicos el quitosano. Respecto a la investigación previa sobre este tipo de cuestiones Jan Fabre presume, y dice que gran parte de los secretos y razones de sus obras se descubrirán dentro de 50 ó 100 años, ya que tiende a hacer cosas duraderas y de ahí la elección de este insecto.

Pero independientemente de la garantía de duración, el hecho es que la bóveda o una lámpara de este salón está recubierta con estos bichos, dándole un tono esmeralda espectacular, además de que haga pensar en el hecho de que millones de escarabajos están sobre la cabeza de los visitantes.

Detalle del Cielo de las Delicias

Detalle del Cielo de las Delicias

En fin que se ha convertido en una de las grandes atracciones del Palacio Real de Bruselas donde convive con el mobiliario de época, porcelanas, alfombras u obras de arte de genios como Goya, ya que cuelgan varios tapices realizados a partir de los cartones elaborados por el pintor español, entre ellos la Gallina Ciega.

Categorías: Escultura, vanguardia