Arte

Inicio Escultura Estatua de Mao en Juzizhou

Estatua de Mao en Juzizhou

Publicado por A. Cerra

La figura de Mao Tse Tung sigue siendo venerada en la actual China al ser el gran símbolo de la Revolución Comunista que guió la historia de este país durante todo el siglo XX y lo que llevamos del XXI, cuando los designios del gigante asiático continúan dirigidos por el Partido Comunista, si bien adaptándose claramente a las normas del Capitalismo globalizado.

Estatua de Mao en Juzizhou

Pero tal y como decimos, aunque la política y la población china vivan en un mundo diferente al de Mao, este sigue siendo el gran ídolo popular. De hecho se siguen haciendo retratos y grandes esculturas en su honor, algunas tan delirantes como la gigantesca estatua de Mao sentado que se ha creado en la provincia de Henan, China Central, donde en mitad de los campos de cultivo del condado de Tongxu se ha levantado una gran figura sedente del líder de 37 metros de altura y totalmente pintada de dorado.

Esa estatua, así como la inmensa mayoría de las imágenes que representan a Mao Tse Tung o Mao Zedong (de las 2 formas es correcto), siempre nos lo muestran en sus años de madurez, con aspecto serio y con su ropa de militar. Un imagen que curiosamente conocemos muy bien fuera de China gracias a la pintura de un artista norteamericano identificado con todo lo contrario a lo que representa Mao, nos referimos a Andy Warhol, máximo exponente del Pop Art, quien en realidad fue un creado mucho más profundo de lo que parece, y por eso es interesante analizar sus cuadros del gobernante chino.

Sin embargo, no todas las efigies de Mao responden a ese arquetipo. Un buen ejemplo es esta obra que se hizo en 2009. Un figura creada a partir de miles de bloques enormes de granito traído desde canteras a muchos kilómetros de distancia, sin escatimar en costes. Y por supuesto también tiene unas dimensiones muy del culto idealizado a los líderes asiáticos. Ya que se trata de una escultura que alcanza los 32 metros de altura. Aunque para ser justos, no solo en Asia se han hecho obras semejantes, basta con observar los rostros del Monte Rushmore con los 4 presidentes norteamericanos.

Así que la gran novedad de esta obra ubicada en la isla de Juzizhou es la imagen de un Mao juvenil y no militar. De hecho se le representa a la edad de 32 años cuando escribió su poema Changsha, en el que describe las vistas de estos paisajes de la isla. En definitiva, supone una revisión de la imagen del gran líder, mostrándolo como alguien más cercano y humano. Algo que no ha gustado a todos, y ha sido criticada por parte de la población por no ser demasiado respetuosa. Aunque para la gran mayoría es una obra verdaderamente alabable, tanto que los más exagerados la han llegado a comparar con la Gran Esfinge que hay junto a las Pirámides de Egipto. Una comparación sin duda desmesurada.

Categorías: Escultura