Arte

Inicio Escultura, vanguardia Estatua de Yang’asha

Estatua de Yang’asha

Publicado por A. Cerra

En los últimos años se han construido en China varias estatuas de enorme tamaño. Por ejemplo en la provincia de Hubei se levantó una gigantesca figura del legendario general Guan Yu. Pues bien dentro de esa misma corriente de hacer colosales esculturas con mitos culturales e históricos del país, también hay que hablar de esta diosa Yang´asha, la cual es la más grande de todas con sus 88 metros de altura, teniendo la figura propiamente dicha 66 metros a los que se suman otros 22 del pedestal que la sustenta.

Estatua de Yang’asha

Una obra de dimensiones excepcionales que se ha construido en el año 2017 con un único propósito, atraer el turismo a la remota y desconocida región de Guizhou, ya que la obra se encuentra a las afueras de la población de Jianhe y evidentemente es visible desde muchos kilómetros a la redonda.

En esa región al sur del país han vivido desde tiempos ancestrales los Miao, los cuales conforman una de las 56 etnias que dan origen a la población china. Y como etnia individual tiene sus propias costumbres, dialectos y creencias. A ellas alude esta escultura de Yang’asha, la diosa de la belleza para los Miao.

Aquí sin duda vemos una mujer de hermosos rasgos, y que viste un traje de plata, algo que no solo es para concederle más brillo a la obra artística, además se basa en las citadas tradiciones del pueblo Miao, el cual cuenta con un repertorio de indumentaria típica muy abundante, con más de un centenar de trajes distintos, entre ellos uno ceremonial que se compone de diversas piezas elaboradas en plata. Ese es precisamente el que viste la figura.

Si bien es cierto que materialmente, dado el tamaño de la representación, los artistas tuvieron que utilizar enormes planchas de acero inoxidable para la obra. Además del traje, la figura se representa ataviada con toda la joyería y bisutería más tradicional, en la que destacan los collares, las coronas y los cuernos. Así como destaca la presencia de una mariposa de oro en la palma de su mano. Un delicado animal que viene a simbolizar el recuerdo de los seres queridos que nos acompañan desde el nacimiento.

Y es que la leyenda de esta deidad relata que Yang’sha nació en las aguas de un lago, del cual emergió rodeada de mariposas. En una escena de tal belleza, que tanto el Sol como la Luna acabaron enamorados de la joven, que por supuesto también era preciosa. Una leyenda que forma parte del acervo cultural de los Miao, de enorme valor, tanto que la UNESCO lo incluyó hace años en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial.

Categorías: Escultura, vanguardia