Arte

Inicio Escultura Forever Marilyn de Seward Johnson

Forever Marilyn de Seward Johnson

Publicado por A. Cerra

Estamos ante una colosal escultural de carácter hiperrealista que representa a la gran diva del cine, Marilyn Monroe, en una de las escenas más emblemáticas de toda su carrera, un momento mítico de la película La Tentación vive arriba de Billy Wilder (cuyo título original es The seven year ithc). La figura alcanza una altura de 8 metros y está realizada en acero, aluminio y resinas, y está colocada en Palms Springs California. Si bien antes de instalarse aquí la obra ha estado expuesta en distintas ciudades de los Estados Unidos.

Forever Marilyn de Seward Johnson

Fue una obra que realizó John Seward Johnson (1930 – 2020). Este creador comenzó su carrera como pintor. Si bien a los 38 años aconsejado por su esposa, dejó los pinceles y se pasó a la disciplina escultórica. Y lo cierto es fue todo un acierto, ya que con obras como Wide Awakening o la escultura Abrazando la paz en el puerto de San Diego alcanzó fama y dinero.

No obstante, a día de hoy esta gran figura de Forever Marilyn de 2011 es uno de sus principales legados. Un personaje de la cultura y la cinematografía norteamericana que ha captado el interés de otros muchos artistas, con el gran Warhol como máximo exponente. Sin embargo, la representación elegida como Seward Johnson no ha estado exenta de polémica. Para muchos es una representación con tintes machistas, y sin duda puede ser así. Pero no es menos cierto que es un grandioso homenaje a una de las escenas más míticas de la historia del Séptimo Arte.

El escultor no se ha inventado nada al respecto, solo ha trasladado a una escala gigantesca la figura de la mujer. Tal cual ocurre en la película, viste a la actriz con un vestido blanco impoluto, cuyas faldas se levantan en un momento dado, justo cuando pasa sobre una rejilla de ventilación del metro y la corriente de aire provoca el revuelo de la tela. Una escena cargada de sensualidad y también sexualidad, que convertida en una escultura de 8 metros de altura permite que los espectadores se coloquen bajo la piernas de la mujer e incluso miren hacia arriba para ver su ropa interior. Algo que parece molestar a ciertas mentes de la actualidad, y de ahí la polémica.

Y si bien en su momento hubo oposición a dejarla fija en su actual emplazamiento, al final, dada la fama de la escultura se optó por no moverla de ahí. Sin duda siendo otro ejemplo de que a veces se pretende ver la historia y el arte con los ojos del presente, con el modo de pensar actual, algo que puede ser un error, porque para comprender ciertas situaciones e imágenes hay que ubicarse en la época a la que corresponden, solo así son comprensibles.

Categorías: Escultura